Skip to Content

¿Qué consecuencias tiene superar el número de ocupantes del coche?

Jóvenes dentro de un vehículo
Cada vehículo tiene sus propias características y dimensiones, por lo que para saber cuántas personas pueden viajar en un coche hay que consultar la Tarjeta de Inspección Técnica, donde se especifica con exactitud el número de plazas autorizadas de las que dispone el vehículo. No respetar esa cifra supone perder en seguridad y en derechos, además de tener que enfrentarse a una multa y la pérdida de puntos.
 
No hay que olvidar que el número de plazas coincide con el número de cinturones de seguridad que hay en el coche y da igual si el pasajero viaja en los asientos traseros o en los delanteros, el uso del sistema de retención es obligatorio y puede salvarnos la vida en caso de accidente. Por tanto, si superamos el número de plazas, significa que algunos viajarán sin los debidos sistemas de seguridad y correrán un peligro innecesario en caso de un siniestro.
 

La ocupación excesiva del vehículo tiene consecuencias

Se considera infracción grave la ocupación excesiva del vehículo que suponga aumentar en un cincuenta por ciento el número de plazas autorizadas, sin incluir la del conductor. Por ejemplo, si en un turismo de cinco plazas circulan ocho personas, los agentes de la autoridad podrán inmovilizarlo e imponerle al conductor una sanción de 500 euros de multa, más la retirada del carné durante tres meses y la pérdida de cuatro puntos.
 

Niños: ¿cuántas plazas ocupan?

A pesar de que algunos siguen pensando que los menores ocupan media plaza, lo cierto es que desde 2006 se considera que los niños contabilizan exactamente igual que los adultos, es decir, les corresponde una plaza.
La diferencia radica en los sistemas de retención infantil y en su colocación. Hay que tener en cuenta cuando instalemos las sillas infantiles en el interior del vehículo, que estas no pueden rozarse entre sí, por lo que –más que el número de plazas- habrá que prestar más atención a cuántos sistemas de retención infantil entran en el vehículo y si las características del coche permiten situar a un niño en el asiento delantero.
 
Una vez que el niño mida más de 1,35 metros de altura, podrá usar un alzador y abrocharse el cinturón de seguridad, con lo que te acabaría el problema de espacio con las sillas.
 

Consecuencias con el seguro

Exceder el número de personas que puede viajar en un coche es un asunto que no debe tomarse tanto a la ligera. Las estadísticas revelan que este es uno de los principales motivos por los que los españoles hemos sido multados en los últimos años. 
 
Este mal hábito puede traernos, además, otra consecuencia añadida: la pérdida de derechos en caso de accidente frente a nuestra aseguradora, independientemente del seguro de coche que tengamos contratados con ella. No olvidemos que sobrepasar el número de plazas autorizadas para nuestro vehículo está considerado como una infracción que, en algunos casos, puede llegar a ser incluso grave. Por este motivo, las empresas aseguradoras no están obligadas a hacerse cargo de los gastos en caso de accidente. Más bien será el tomador de la póliza el que deba abonar los daños y hacer frente a cualquier tipo de indemnización.
Back to top