Skip to Content

Medidas de seguridad para conducir en una tormenta

tormenta en carretera
Los truenos y los relámpagos son uno de los fenómenos meteorológicos que más impresionan y que invitan a dejar el coche aparcado. Sin embargo, el hecho de conducir con tormenta no implica un peligro en sí mismo. Pero se debe prestar una especial atención a la carretera y adoptar una serie de medidas para minimizar los riesgos. 
 
El mantenimiento del vehículo es fundamental en cualquier momento, pero al circular con rayos tiene aún más importancia. Para realizar un viaje con una mayor seguridad durante una tormenta es imprescindible que el limpiaparabrisas, las luces y los neumáticos se encuentren en perfecto estado. Estos elementos son indispensables para conducir con una buena visibilidad y con un total agarre al pavimento. 
 

¿Qué riesgos tiene conducir con tormenta?

  • Cuando se trata de una tormenta con lluvia, uno de los mayores peligros es la falta de visibilidad si los limpiaparabrisas no pueden despejar toda el agua del cristal. Si esto sucede, lo más recomendable es detener el coche en un lugar seguro hasta que el chaparrón amaine. 
  • Del mismo modo, si las precipitaciones son muy fuertes, es habitual que se formen charcos de agua en la carretera. Esto puede provocar el conocido efecto aquaplaning, por el que se pierde el control del vehículo
  • En el supuesto de que la tormenta vaya acompañada de un fuerte granizo, el principal riesgo es el daño que causa en las lunas o en la carrocería. Por ello, es aconsejable parar en un lugar cubierto para proteger el coche. 
  • En cuanto a los relámpagos se debe tener en cuenta que los coches, al igual que los aviones o los trenes, están preparados para reconducir la electricidad para que se descargue en el suelo. Es lo que se conoce como jaula de Faraday
 

Consejos para conducir con tormenta 

Si la tormenta tiene lugar mientras se circula por un núcleo urbano, no existen mayores complicaciones para la conducción. No obstante, conviene estar alerta por si se inundan las calles como consecuencia del chaparrón de agua. En otro supuesto, cuando se conduce con tormenta por carretera es importante adoptar algunas medidas de seguridad
 
  • La primera recomendación en estos casos es reducir la velocidad, conducir de la manera más suave posible y encender las luces. Como hemos comentado, cuando se produce este fenómeno atmosférico, la visibilidad se reduce y las condiciones del asfalto pueden desencadenar un accidente en cuestión de segundos. 
  • Para mantener la seguridad durante una tormenta también es importante ampliar la distancia respecto del coche que circula delante. Si la carretera está mojada, el tiempo de frenado se incrementa y los neumáticos pueden patinar, por lo que es bastante probable provocar una colisión. Por esto es recomendable frenar de forma progresiva en lugar de pisar el pedal a fondo. 
  • En caso de conducir con rayos es recomendable cerrar las ventanillas y apagar la radio para eliminar cualquier foco de atracción eléctrica.  
  • Si fuera necesario parar el coche por la magnitud de la tormenta eléctrica, es preferible hacerlo en una zona que se encuentre alejada de ríos o riachuelos, así como de vallas metálicas o líneas de la corriente. Es muy importante no salir del vehículo mientras dure el temporal. 
  • En la medida de lo posible, se debe evitar conducir con tormenta de noche, ya que las condiciones de visibilidad se reducen aún más por la oscuridad. 
 
Además de tomar todas las precauciones necesarias para conducir con tormenta, es interesante contar con un seguro de coche todo riesgo que incluya las mayores coberturas.
Back to top