Skip to Content

Qué implica la retirada inmediata del carné de conducir

hombre conduciendo un coche

El 1 de julio de 2006 entró en vigor en nuestro país el carnet de conducir por puntos. En un principio, todos los conductores con más de 3 años de experiencia cuentan con un saldo de 12 puntos en su permiso de conducir. En cambio, si la persona lleva menos de 3 años conduciendo, el número de puntos se reduce a 8.

A la hora de hablar de la pérdida del derecho a conducir, hay que distinguir dos situaciones: retirada del carné de conducir como consecuencia de perder todos los puntos o bien, a través de sentencia judicial firme. 

Retirada del carné por pérdida de puntos 

Al cometer algunas infracciones, el conductor va perdiendo puntos pudiendo llegar a quedarse sin ninguno y que se produzca la suspensión del carné de conducir durante un plazo máximo de 6 meses (3 meses en el caso de conductores profesionales. Algunos de los supuestos que dan lugar a la pérdida de puntos son, por ejemplo, realizar adelantamientos indebidos, no respetar la distancia de seguridad, conducir utilizando el teléfono móvil, no utilizar el cinturón de seguridad, saltarse un semáforo en rojo, entre otros muchos.

Cuando se produce la suspensión del carné de conducir, el usuario tiene la posibilidad de elegir periodos fraccionados en los que no se pondrá al volante de ningún coche, siempre que lo solicite con unos motivos justificados y razonados.

Asimismo, para recuperar el permiso de conducir cuando ha sido retirado por la pérdida de puntos, es necesario esperar 6 meses y superar un curso de sensibilización y reeducación vial, así como un examen en la Jefatura Provincial de Tráfico. En este caso, los puntos que se recuperan son 8 en lugar de 12.

¿Cuándo se produce la retirada inmediata del carné de conducir? 

Además de la retirada del carné de conducir por la pérdida total del saldo de puntos, también se puede producir de forma inmediata cuando se comete una infracción tan grave que se considera un atentado contra la seguridad vial. En este caso entra en escena un juzgado o tribunal que dicta una sentencia penal firme donde se recoge la prohibición de conducir un vehículo durante un tiempo que puede oscilar entre 3 meses y 10 años.

Entre las principales denuncias que conllevan a la suspensión del permiso de conducir se encuentran superar las tasas de alcohol al volante, incluyendo la negativa a someterse a las pruebas, así como superar los límites de velocidad establecidos o llevar una conducción temeraria.

Una vez que ha transcurrido el tiempo que determinaba la sentencia sin conducir, si ha sido superior a dos años, el permiso ha perdido su vigencia, por lo que será necesario realizar los cursos establecidos y superar las pruebas correspondientes.

En el caso de que la condena privativa del derecho a conducir fuera inferior a dos años, las pruebas que se deben superar para volver a realizar desplazamientos en coche son las mismas que las exigidas para quienes quieren recuperar algunos puntos.

Para evitar una retirada inmediata del carné de conducir, el respeto a las normas de tráfico y la seguridad al volante son cruciales. De esta forma, no sólo se evitan sanciones, sino que supone una protección a sí mismos y al resto de usuarios de la vía.

Back to top