Skip to Content

Tips para contratar un seguro de coche para jóvenes

chico joven con gorra y gafas azules conduciendo
Al cumplir la edad de 18 años, el deseo de muchas personas es sacarse el carnet de conducir y disfrutar de la independencia que aporta realizar los desplazamientos por cuenta propia. En este sentido, superar la prueba teórica y práctica, así como adquirir un vehículo, no presentan mayores inconvenientes, aunque el proceso se puede truncar cuando llega el momento de conseguir protección por parte de una compañía aseguradora. Para solventar este problema, hoy en día existen los seguros de coche para jóvenes
 
La principal causa que impide que este colectivo pueda acceder a una póliza en buenas condiciones económicas se encuentra en las tasas de siniestralidad. Los datos reflejan que la inexperiencia al volante y algunos comportamientos a las edades más tempranas son el desencadenante de un gran número de accidentes en carretera. 
 
Por ello, la edad se convierte en un factor clave a la hora de contratar un seguro de coche y aunque a menudo se tiende a hablar indistintamente de conductor joven y novel, se trata de dos categorías diferentes. Por norma general, las aseguradoras consideran jóvenes a todos aquellos conductores que tienen menos de 25 años. 
 

¿Cómo conseguir el mejor seguro de coche para jóvenes? 

  • Aunque la primera intención sea comprar un coche súper potente y cuya carrocería atraiga todas las miradas, conviene tomarse el tiempo necesario para meditar esta decisión. Es preciso tener en cuenta que la prima del seguro varía en función de la potencia, la cilindrada y la antigüedad del vehículo, por lo que además de decantarse por un modelo que satisfaga a la perfección las necesidades de movilidad, también es conveniente calcular el precio que habrá que pagar por la póliza. 
  • Al igual que en cualquier otro tipo, en los seguros de coche para jóvenes también existe una amplia gama. Así, muchas compañías ponen a disposición de este grupo el seguro a terceros básico, a terceros ampliado, a terceros completo, todo riesgo con franquicia o todo riesgo sin franquicia. Solo hay que valorar el tipo de vehículo y el uso que con mayor frecuencia se le dará para elegir una póliza con más o menos coberturas. 
  • Investigar el mercado de las aseguradoras también es importante para encontrar el mejor seguro. Es cierto que actualmente la mayoría de las compañías ofrecen seguros diseñados especialmente para jóvenes pero en algunas puede no considerarse una práctica demasiado extendida. Por lo tanto, conviene confiar en una aseguradora que se preocupe por cualquier tipo de conductor, independientemente de su edad. 
  • Aunque las promociones en los seguros de coche para jóvenes no son demasiado frecuentes, siempre se pueden revisar las campañas que ponen en marcha las diferentes compañías. Aunque depende de cada política corporativa, en ciertas ocasiones es posible beneficiarse de un precio más competitivo en la póliza del vehículo si se tienen contratados otros seguros con la misma aseguradora. 
 
Una práctica muy extendida consiste en poner a los jóvenes como conductores ocasionales en el seguro del coche y otra persona con una mayor experiencia como titular. Es necesario considerar que el precio que se puede llegar a ahorrar de esta manera puede derivar en consecuencias más graves, ya que en caso de accidente, la compañía puede determinar que se ha actuado de mala fe, eximiéndose así del pago de la indemnización que corresponda. Por ello, es aconsejable, si el joven tiene un coche propio, contratar una póliza donde aparezca como conductor principal. 
Back to top