Skip to Content

Ventajas de llevar neumáticos de invierno

consejos neumático invierno

Aunque no es obligatorio utilizar neumáticos específicos durante la época de frío, es una práctica común en algunos países europeos y resulta interesante conocer las ventajas de llevar neumáticos de invierno, para valorar en su justa medida si es o no una necesidad en cada caso, ya que suponen un gasto extra.

El aumento de la seguridad y la comodidad son las dos principales ventajas de llevar neumáticos de invierno. Por una parte, son la única alternativa eficaz y legal al uso de cadenas. En segundo lugar, reducen los riesgos y el peligro que conllevan algunos fenómenos meteorológicos como la lluvia o el hielo.

Los neumáticos de invierno deben montarse en las cuatro ruedas del coche y, según los expertos, pueden utilizarse sin problemas desde octubre hasta mayo. Aunque siempre dependen del clima y las condiciones meteorológicas del lugar, las cubiertas de invierno están diseñadas para rendir mejor y ser más eficaces en condiciones extremas de frio, bajas temperaturas y sobre nieve y/o hielo.

Las principales ventajas de usar neumáticos de invierno se resumen en:

  • Menor riesgo de sufrir aquaplaning. 

  • Mayor capacidad de adherencia y agarre a la carretera con lo que se consigue una conducción mucho más segura y con menos riesgos de sufrir siniestros.

  • Menor distancia de frenado sobre calzadas húmedas.

  • Máxima seguridad al conducir sobre nieve, hielo, agua o superficies embarradas.

Este conjunto de ventajas de llevar neumáticos de invierno, sin embargo, se disfrutan en determinadas condiciones y situaciones:

  • Cuando se va a transitar por montaña o se visitan habitualmente pistas de esquí.

  • Siempre que se conduzca por lugares en los que en invierno la temperatura media sea inferior a los siete grados. Está demostrado que los neumáticos de invierno a partir de esta temperatura presentan un mejor rendimiento que las cubiertas convencionales.

  • Si el lugar de residencia es una ciudad con frecuentes lluvias y heladas, aunque solo nieve de forma esporádica. 

Los neumáticos de invierno resultan un 10 por ciento de media más caros, pero si habitualmente el conductor se enfrenta a las situaciones descritas puede resultar rentable, ya que al aumentar la seguridad y disminuir los siniestros, el seguro del coche puede resultar más barato y el desgaste de los frenos será menor, por ejemplo; con el consecuente ahorro.

Back to top