Skip to Content

Accidentes con el carné de conducir caducado

conductor detenido
El carné de conducir B caduca a los 10 años de haber sido otorgado, hasta que el conductor cumple los 65 años, a partir de ese momento se deberá renovar cada cinco años. El resto de carnés tienen una vigencia de cinco años, y tres a partir de los 65.
 
Como los plazos son tan largos, es habitual olvidarse de su renovación. Pero conducir sin el carné vigente es considerado una infracción grave (algo mejor que conducir sin carné, tipificado como delito), con una multa de 200 euros. Además, las autoridades pueden inmovilizar el vehículo hasta que llegue un conductor con el carné vigente.
 
Sin embargo, el mayor problema no es la multa (ligeramente superior a un exceso de velocidad), sino las consecuencias ante las aseguradoras en caso de que tengamos un accidente sin la documentación en regla. 
 
Ya hemos visto que las aseguradoras se pueden negar a pagar los daños en caso de algunos supuestos, como conducir bajo los efectos del alcohol. Otro supuesto frecuente es no tener los documentos, como el carné o la ITV, en regla. 
 
Así, tener un accidente sin el carné vigente puede suponer que tengamos que correr nosotros con los costes de reparación de nuestro propio vehículo (y el otro, si lo dañamos); además de los daños personales, gastos médicos e indemnizaciones y demás, si se han producido daños personales.
 

Más allá de una multa

Como es evidente, conducir con el carné caducado es una idea terrible. Nos arriesgamos a que las autoridades nos pidan la documentación y nos multen; pero, sobre todo, nos arriesgamos a correr con facturas astronómicas si tenemos un accidente. 
 
El plazo de renovar el carné comienza a los tres meses antes de su fecha de caducidad. Si estamos atentos, no tendríamos que conducir un solo día con el carné de conducir caducado. Para ello, podemos recurrir a dos vías.
 
La primera consiste en acudir a un centro médico autorizado. Allí, haremos las pruebas piscotécnicas y ellos se encargarán de hacer los trámites con la Dirección General de Tráfico, que nos enviará el carné por correo. Para ello, solo necesitaríamos tener el DNI vigente y pagar las tasas correspondientes.
 
La segunda opción es un poco más trabajosa: acudir a la Jefatura Provincial de Tráfico con el psicotécnico en regla, el DNI (o Tarjeta de Residencia para extranjeros), una fotografía de carné y el talón-foto firmado. Dicho talón-foto se obtiene en todas las Jefaturas Provinciales y Locales de Tráfico.
 
No conduzcas con el carné caducado. Hay que ser conscientes de los plazos de caducidad de nuestros documentos y renovarlos cuando toque, ya que podrían suponer multas o, como hemos visto, consecuencias mucho más graves. Por muy completos que sean los Seguros de Coche MAPFRE, no podremos ayudarte si no tienes los papeles en regla. 
 
Así que, mejor evitarlo directamente. Conduce con cuidado, con la documentación bien cumplimentada y con un buen seguro que te garantice las mejores coberturas. Recuerda que en MAPFRE podrás encontrar un amplio abanico de ofertas que se ajusten a tus necesidades. 
Back to top