Skip to Content

¿Coche diésel o coche de gasolina?

Múltiples coches de colores colocados en forma de cuadrado.
Cuando compramos un coche siempre nos encontramos ante la duda de qué motor elegir ¿nos convendrá un coche diésel o es mejor apostar por uno de gasolina? Ambas opciones tienen sus pros y sus contras. Un coche diesel gasta menos combustible, pero suele ser más caro. Sin embargo, pese a que su precio de adquisición es más bajo, un vehículo de gasolina puede consumir nuestro dinero cuando acudamos a repostar. Para elegir la mejor opción es preciso comprobar las ventajas y desventajas de ambas posibilidades y el uso que se dará al vehículo.
 
Echando un vistazo al mercado automovilístico actual, los coches cada vez tienen una mayor gama de motores. Además de los mencionados motores diésel y de gasolina, existe la posibilidad de comprar un coche híbrido, uno eléctrico o incluso uno propulsado por gas natural. Sin embargo, son el diésel y la gasolina los principales combustibles de los motores de un coche.
 
Las ventas muestran que los vehículos de menor cilindrada tienen por lo general un motor de gasolina, algo que ayuda a que también tengan un menor precio. Por otro lado, cuando subimos de gama el motor diésel empieza a tomar peso hasta convertirse en el más usado en berlinas. Para analizar a qué se debe esta situación es conveniente analizar qué ofrece cada motor:
 
- Ventajas de coches con motor diésel.
  • Consumo inferior. Es su mejor característica. La diferencia se nota sobre todo cuando se conduce a una elevada velocidad constante, es decir, en autopistas o autovías.
  • Capacidad de recuperación a medio régimen de revoluciones. Si bien es cierto que en los momentos de aceleración un coche diesel pierde algo de tracción respecto a su homologo de gasolina, cuando la velocidad es homogénea su rendimiento es superior.
  • Menor precio de combustible. Pese a que la diferencia en el precio ha tendido a equipararse últimamente, el diesel sigue siendo una opción más barata que la gasolina. Por lo que cuando vayamos a una gasolinera notaremos el ahorro.
- Desventajas de coches con motor diésel.
  • Mayor coste de adquisición. Un vehículo diesel es más caro que otro que tenga otro tipo de propulsión. De media este incremento se cifra en unos 2.000 euros.
  • Mayor coste de mantenimiento. Debido a su complejidad y a los catalizadores empleados, el motor  diésel hace que se necesite una mayor cantidad de dinero para reparar los problemas que puedan aparecer.
  • Emisiones contaminantes. Los motores d iésel están en el punto de vista de las administraciones debido a sus nocivos efectos para el medio ambiente. Las leyes ecológicas se han incrementado y han supuesto una mayor restricción en estos motores. Un ejemplo es la normativa Euro IV, que se centra en la necesidad de añadir un sistema de reducción catalítica (adBlue). 
- Ventajas de coches con motor gasolina.
  • Precio de adquisición menor. El motor de gasolina es la opción más barata cuando se acude a un concesionario. 
  • Prestaciones superiores. La aceleración de este tipo de vehículos es superior al de cualquier otro. La reacción es más rápida y la sensación de conducción más auténtica.
  • Innovación. Últimamente los fabricantes están trabajando mucho en reducir las emisiones y el consumo de los motores de gasolina. El resultado son vehículos con propulsores más pequeños pero eficientes. Otro desarrollo importante es la creación de motores híbridos que aúnan un motor eléctrico y otro de gasolina. Una opción que apenas existe en las versiones diesel.
  • Mejor respuesta a altas revoluciones. Superadas las 4.500 revoluciones por minuto, los automóviles de gasolina tienen una reacción y un funcionamiento que no es igualado por otros motores.
- Desventajas de coches con motor gasolina.
  • Mayor consumo. Si bien en ambiente urbano la diferencia entre un coche diesel y uno de gasolina es muy pequeña, cuando realizamos un viaje por carretera de mayor longitud, el gasto de gasolina se incrementa sustancialmente.
  • Combustible más caro. La gasolina es el combustible que tiene un precio mayor, por lo que rellenar nuestro coche en la gasolinera supondrá pagar más.
  • Menor valor en la reventa. Si quieres vender tu coche de gasolina en el mercado de segunda mano, el precio que alcanzará será sensiblemente inferior al que puedas obtener con uno que tenga una propulsión diesel. Por lo que, si estás pensando en vender tu vehículo a medio plazo después de ser adquirido, quizás no sea la mejor opción.
A grandes rasgos podemos comprobar que un vehículo diésel es más caro, pero supondrá un menor gasto en combustible que un automóvil con motor de gasolina. La gran pregunta es ¿a partir de cuándo empieza a ser rentable adquirir un coche diésel? No hay una respuesta exacta porque entran muchos factores en la ecuación, como son el precio de las reparaciones y el tipo de vías en el que se suela conducir, sin embargo, los expertos calculan que es a partir de los 100.000 kilómetros cuando un motor diésel empieza a ser una mejor opción que uno de gasolina.
 
De este modo, teniendo en cuenta el uso que se va a hacer a un vehículo y la amortización del mismo, se podría estipular que un diésel será la mejor opción cuando se sobrepasen los 20.000 kilómetros anuales, mientras que un coche con motor de gasolina será idóneo cuando no se llegue a recorrer 10.000 kilómetros de media al año. En aquellos casos intermedios, el tipo de carretera supondrá un valor decisivo, siendo aconsejable un diésel cuando la velocidad sea más alta y constante.
 
Las cifras proporcionadas varían ligeramente según cada empresa constructora de vehículos. Y también se deberían de tener en cuenta otros factores como las sensaciones que transmite cada motor. Otro punto de vista es analizar si conviene otra alternativa como el motor eléctrico (actualmente poco implantado y con mucho margen de mejora en cuanto a autonomía, pero que puede ser el futuro), un motor de gas (todavía insuficientemente estandarizado, pero con consumos muy bajos) o un coche hibrido (que puede ser una buena opción si solemos conducir por ciudad).
 
Como puedes comprobar, la elección de qué motor es mejor para tu coche dependerá del uso que le quieras dar. Sin embargo, adquieras un coche diesel o te decidas por uno de gasolina, es importante que asegures tu vehículo. El Seguro de Coche MAPFRE te proporcionará la cobertura necesaria para que puedas conducir tranquilo.
Back to top