Skip to Content

¿Cuáles son las averías de coches más comunes en verano?

Hombre llamando por teléfono tras sufrir una avería
Cuando se acerca la época estival se incrementa el número de trayectos de larga duración en automóvil, pero se disminuye la atención al mantenimiento del vehículo. Estos factores, junto con el incremento de las temperaturas, son los causantes de que el número de averías de coches se incrementen en torno a un 5% en verano.
 

Averías de coches más comunes en verano

Los datos de asistencia recogidos a lo largo de los últimos años muestran que las averías típicas de los meses estivales son:
 
- Pérdida de energía en la batería. Este tipo de incidencia provoca que el vehículo se quede parado y por lo tanto se precise de una ayuda externa. De este modo es aconsejable llevar unas pinzas para poder traspasar electricidad de un automóvil a otro.
- Problemas con el aire acondicionado. Durante los meses de junio, julio y agosto el sofocante calor imperante hace que se abuse del sistema de ventilación. Usar este servicio de manera incontrolada puede suponer el desgaste de las tuberías que llevan el aire y una posible fuga de gas refrigerante. 
- Neumáticos. El calor del asfalto (que es incluso superior a la temperatura del ambiente) hace que sea más abrasivo para las ruedas de nuestro vehículo. Los largos trayectos propios de las vacaciones también son una causa de desgaste en los neumáticos que además de problemas de conducción pueden causar riesgos de seguridad.
- Motor. Una vez más es el incremento del calor el causante de que este tipo de avería sea más común en los meses de verano. Durante estas fechas el mecanismo motriz del coche necesitará una mayor refrigeración y una revisión de los niveles de líquidos para asegurarnos de que podrá hacer frente a las vicisitudes ambientales.
- Alternador. Esta pequeña pieza tiene un papel muy importante en el funcionamiento de nuestro automóvil al ser la encargada de transformar la energía mecánica en energía eléctrica y de almacenarla. El uso excesivo del sistema eléctrico durante el verano es el causante de que su número de fallos sea más elevado en dicho periodo.
 

Las averías de coches que más incrementan en verano

Hay una serie de partidas que experimentan un incremento muy significativo con la llegada de esta estación. Repasamos aquellas averías que pese a no ser las más comunes tienen en verano el mayor aumento:
- Termostato. Debido al incremento del uso del aire acondicionado la posibilidad de que tenga un problema durante el verano es mucho más alta que en otros meses.
- Manguitos del aceite. Su falta de revisión y la realización de largos trayectos aumenta la posibilidad de que se produzca una incidencia.
- Electroventiladores. Obligados a trabajar de manera intensa, pueden terminar rompiéndose.
- Correa del alternador. Pieza clave del sistema eléctrico que tiene un mayor desgaste con el calor.
 

Cómo evitar las averías de coches en verano

Las mayores causas del incremento de incidencias en los meses estivales son el calor y el desgaste de los elementos del coche debido a su uso en largos trayectos. Veamos cómo prevenirlas y evitar de este modo las averías:
 
- Averías causadas por la alta temperatura ambiental. Relacionadas directamente con el sistema refrigerador y con el eléctrico. Puedes reducir su incidencia no haciendo un uso excesivo del aire acondicionado y dejando aparcado tu vehículo en lugares con sombra.
- Averías causadas por desgaste. La clave de este apartado está en realizar revisiones habituales a tu automóvil y cambiar las piezas de acuerdo con el calendario fijado por el fabricante.
 
Una vez conocidas las averías de coches más comunes en verano, las cuáles incrementan la posibilidad de producirse en dichos meses y cómo evitarlas es recomendable que contrates una póliza como el Seguro de Coche MAPFRE que te ofrezca una asistencia rápida y directa en caso de que se produzca una incidencia.
Back to top