Skip to Content

Todo sobre los precios de seguros de coche

coche blanco en carretera
La mejor forma de saber si el precio de tu seguro de coche va a subir o bajar en su próxima revisión es consultar la póliza firmada. El contrato de seguro no recoge detalles particulares o concretos, como el caso de haber chocado contra un coche  o haber dado un parte por la rotura de un espejo, pero si te informará sobre la política general que, sobre bonificaciones y actualizaciones de los precios de seguros de coche, aplica en tu caso. En este artículo veremos cómo podría influir en el precio de tu seguro de coche el tener un siniestro contra otro coche.
 
Cada contrato de seguro de coche es diferente en muchas variables, pero recoge las condiciones de renovación y las posibles alteraciones en los precios de seguros de coche, si no es así, la compañía no puede aplicarte un cambio en la prima de manera automática y sin consulta. Lo habitual es que este tema esté detallado en contrato.
Hay dos causas principales por las que el precio de renovación de tu seguro de coche no es cada año el mismo. De un lado, el precio se actualiza y además, las bonificaciones de las que disfrutan se revisan.
 
1. Actualización de precios de seguros de coche.
 
Este cambio en la prima suele ser siempre en sentido ascendente, los precios de seguros de coche se actualizan al alza, sin embargo, no es una subida muy acusada y hay titulares que ni la perciben. Este tipo de subida suele estar reflejado en los contratos; de no estarlo,  sí puedes negarte a aceptarla. Por lo general, es una subida automática y anual  relacionada con el índice del IPC y que se conoce como  actualización del precio del seguro.
 
2. Revisión de las bonificaciones.
 
Tu seguro calcula el precio de tu póliza cada año para ajustar las bonificaciones de las que disfrutas. Este tipo de descuentos se aplican en las primas y dependen en su mayoría de tu reputación como conductor. Cuando no hay partes durante todo el año, la compañía mantiene las bonificaciones y las puede mejorar, premiando a los conductores más seguros. Sin embargo, cualquier eventualidad que haya precisado de la intervención de tu seguro, puede hacer descender tus bonificaciones. Es, por ejemplo, el caso de tener un accidente en el que esté implicado un coche adaptado para un conductor discapacitado.
 
La política de bonificaciones de cada aseguradora es diferente, cada una tiene libertad para ofrecer a sus clientes diferentes ventajas y valorar el uso que hacen durante el año de las prestaciones y asistencias de su póliza de seguro. Sin embargo, como conductor y titular de tu seguro es importante que te informes al detalle de cuál es la norma que aplica tu compañía para poder actuar en consecuencia y evitar, por ejemplo, grandes pérdidas de bonificaciones que pueden ser muy perjudiciales en tu economía.
 
Para que puedas hacerte una idea clara de las diferentes políticas de bonificación y/o penalización que aplican las aseguradoras, ten en cuenta algunos hechos.
 
• Si no has usado el seguro de tu coche en todo el año.

Si durante los doce meses anteriores a la renovación de tu seguro, no has dado ningún parte de daños a tu seguro. Puedes estar tranquilo es más que probable que tu seguro no pierda bonificaciones y por el contrario, sumes alguna por conductor ejemplar. El precio se mantiene o se actualiza, incluso puede bajar por la aplicación de una nueva bonificación.
 
• Durante el año has dado partes.
 
Cuando en tu historial hay partes reclamados a la aseguradora, las bonificaciones pueden verse afectadas, aunque no siempre es así. Influyen detalles como el número de partes, el valor económico de cada uno de ellos y el tipo de parte: no es lo mismo un parte por daños propios –en el caso de pólizas con esta cobertura- que uno por daños a terceros. 
 
• Tu primer año como asegurado en la compañía.
 
Hay aseguradoras que ofrecen a sus nuevos clientes condiciones especiales en sus bonificaciones durante el primer año para fomentar su permanencia en la compañía. De esta forma puede que, aunque hayas dado un parte o más, tus bonificaciones no cambien y el precio del seguro de tu coche se mantenga en su primera renovación. Ten en cuenta que esta ventaja no suele ser eterna, sino que la disfrutarás por tiempo limitado.
 
• Un cupo concreto de partes o una cantidad máxima de gastos.
 
Puede que tu aseguradora permita un número limitado de partes – menos de tres, por ejemplo- o tenga especificado un tope de gasto máximo para no penalizarte y mantener tus bonificaciones. Es interesante conocer al detalle este punto para controlar el número de partes que das al año y no pasarte o quedarte corto.
 
• Partes por daños a terceros o propios.
 
Si en el accidente en el que te has visto involucrado tú eres el culpable, muchas compañías te penalizarán de forma concreta. Otras, sin embargo, no distinguen en este sentido y solo valoran el gasto provocado a la compañía en cada siniestro con independencia de la responsabilidad del mismo. Existen topes de gasto anual que si se superan, se convierten en una penalización que se aplica en el precio del seguro del coche.
 
Cuenta con estas realidades y asume que el seguro de tu coche se modificará cada año, pero no siempre tiene que subir. La clave está en tu grado de siniestralidad. En tu caso, si has tenido un accidente en el que has dañado un coche con adaptaciones especiales para una persona con discapacidad, la factura de reparación será elevada, ya que las adaptaciones en un coche incrementan su valor. Pero los condicionantes concretos de tu póliza, los detalles del siniestro y la política de bonificaciones determinarán la subida o no del precio de tu seguro de coche en el  momento de su renovación.
Back to top