Skip to Content

Diferencias entre el seguro de decesos y el seguro de vida

comparativa seguro decesos vida

Existen muchos tipos de pólizas que te protegen de los siniestros relacionados con tu vehículo, con tu hogar o con la salud de nuestras personas queridas, así como las que garantizan a tu familia la cobertura de los costes que puede suponer organizar un funeral el día que ya no estés. En este último caso puede haber dudas con qué diferencias entre el seguro de decesos y el seguro de vida hay exactamente.  

Ambas pólizas se centran en el fallecimiento del tomador de la póliza que ha contratado el seguro durante un número determinado de años para que sus seres queridos no tengan que afrontar gastos extras en el futuro. Sin embargo, en el caso del seguro de vida incluyen una indemnización a los beneficiarios del seguro con una cantidad que reciben en un único momento o en varias cuotas que perciben durante un número de meses. La cuantía que reciben es la que, en su momento, estableció el asegurado en las condiciones generales de la póliza. Pero, con el seguro de decesos se garantiza los trámites administrativos y los gastos relacionados con el sepelio, incluyendo el servicio de tanatorio, el servicio funerario o el traslado del tomador de la póliza, según el producto contratado. En conclusión, los seguros de decesos dan un servicio y los seguros de vida ofrecen una indemnización económica a los beneficiarios. 

En cuanto a sus coberturas, destaca que los seguros de vida pueden incluir coberturas obligatorias y optativas relacionadas con la invalidez absoluta o permanente por cualquier causa, garantías que no existen en un seguro de decesos. 

También existen diferencias entre el seguro de decesos y el seguro de vida en cuanto a los motivos de contratación. En el primer caso se dan de alta para que los familiares no tengan que asimilar los costes de organizar un sepelio y gestionar la documentación pertinente y, en el segundo caso, para poder mantener la estabilidad económica de la familia una vez que el tomador del seguro no esté o sufra cualquier percance que le impida obtener los ingresos necesarios. 

Si nos centramos en la cuantía que se contrata, en los seguros de vida es el cliente el que puede establecer una cantidad y, en el seguro de decesos, es la compañía la que establece el capital según el precio de mercado de los servicios fúnebres, estableciendo otra de las diferencias entre el seguro de decesos y el seguro de vida.

Back to top