Skip to Content

¿Cómo calcular el contenido en un seguro de hogar?

chica dormida en un sofá con un libro apoyado en el salón de una casa
El contenido de una vivienda hace referencia a todos los objetos que se encuentran dentro, ya sean de uso personal o general, como por ejemplo los muebles, los electrodomésticos, los objetos de decoración, los equipos informáticos, las pertenencias de valor, etc. Por ello, cuando se contrata una póliza es necesario hacer un inventario de todos estos bienes y calcular el contenido para que el seguro de hogar pueda cubrir sin problemas los daños que se originen en ellos en caso de siniestro. 
 
Conviene tomarse el tiempo necesario para realizar este ejercicio, ya que si algún bien no se incluye dentro del contenido, a efectos del contrato del seguro no existe. Si esto sucede, en caso de ocurrir alguna eventualidad, la compañía aseguradora no lo contemplará a la hora de establecer la indemnización correspondiente. 
 

Pasos para calcular el contenido en un seguro de hogar

Entre las coberturas que ofrecen los seguros de hogar hay que diferenciar las que están enfocadas al continente y al contenido. En el primer caso estamos hablando del propio edificio y en el segundo, como hemos comentado, todos los bienes que se encuentran dentro del mismo. 
 
Centrándonos en calcular el contenido para el seguro de hogar es importante valorar todos los enseres según el precio de adquisición que tengan en el mercado. Para no dejarse nada fuera de esta lista, es recomendable ir pasando por cada habitación y apuntar todas las pertenencias que se quieran asegurar. En el contenido se debe incluir todo, desde la ropa hasta las cortinas, pasando por las estanterías, las sillas, los sofás, las mesas, los muebles, los cuadros, las lámparas, los electrodomésticos, los televisores, las sábanas, los alimentos, etc. 
 
En definitiva se trata de asegurar todos aquellos enseres que forman parte de la vida de los habitantes de la casa y que tienen un valor económico. Aunque en ocasiones se suele reducir este listado por temor a que la prima del seguro sea demasiado elevada, es importante considerar que esta protección en caso de que ocurra algún percance derivará en un ahorro, ya que el coste por reemplazar algún bien por cuenta propia será superior. 
 
Una vez que se han definido los objetos, llega el momento de calcular el contenido del seguro de hogar como tal. Para ello es necesario estimar el valor que tiene cada uno y en función del resultado, elegir la póliza que mejor se ajuste a las necesidades de la vivienda. Para ajustar al máximo el cálculo, se debe tener en cuenta el coste de reposición o sustitución del bien por otro nuevo. En el caso de los objetos artísticos o históricos, su valor suele ser el que tengan en el mercado de arte especializado. 
 

Consejos para calcular el contenido del seguro de hogar 

Las pólizas de hogar suelen cubrir, además del continente y el contenido, también las joyas, el dinero y las tarjetas de crédito, aunque para cerciorarse es aconsejable revisar las condiciones del contrato. 
 
A pesar de ello, siempre se debe ofrecer una información veraz antes de contratar el seguro. Por norma general, el cliente debe facilitar a la aseguradora las características del riesgo que quiere asegurar, así como la dirección completa del inmueble, si el mismo cuenta con alguna protección contra incendios o robos, entre otros datos. En el caso de que exista alguna inexactitud en la información, la compañía puede determinar la indemnización proporcional por aplicación de la regla de equidad o proporcional si el riesgo real no se corresponde con el declarado. 
Back to top