Skip to Content

Causas de incendio más comunes en los hogares

casa en llamas
En cuestión de minutos, el fuego puede destruir por completo una vivienda e incluso provocar víctimas mortales. No solo las llamas son peligrosas, también el humo y los gases tóxicos que se desprenden en el incendio. Por ello, es preciso adoptar todas las precauciones necesarias para minimizar este riesgo. Una forma de hacerlo es conociendo cuáles son las principales causas de incendios para evitarlas en la medida de lo posible.  
 
Según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), la mayor parte de los incendios que se producen en los hogares se origina en el salón, seguido del dormitorio y, en último lugar, la cocina. Conociendo estos datos es posible saber cuál es el lugar más adecuado para instalar un detector de incendios. También es fundamental que cuentes con un seguro de hogar que te proteja en caso de incendio. Aquí tienes las coberturas de incendio del seguro de hogar MAPFRE.
 

¿Dónde se originan los incendios en una casa? 

Las principales causas de los incendios en el ámbito doméstico son: 
 
  • Sistema eléctrico: muchos de los fuegos tienen lugar como consecuencia de algún problema en la red eléctrica o por una mala utilización de los distintos elementos, como los enchufes o los fusibles. Además, una subida anómala de la corriente eléctrica también puede ser el desencadenante de las llamas. 
  • Estufas y chimeneas: son dos sistemas de calor muy utilizados durante el invierno y conviene tener especial cuidado para que no se conviertan en un peligro. En el caso de las estufas, hay que tener cuidado de que no prendan fuego las cortinas u otra ropa que se encuentre cerca. En el caso de las chimeneas es recomendable el uso de un protector para evitar que las chispas puedan provocar un fuego. 
  • Velas: multitud de casas han ardido como consecuencia de dejarse una vela encendida. A priori puede parecer un objeto inofensivo, pero si se encuentra cerca de cosas que prenden fácilmente, como unas cortinas, un sofá o unos cojines, el desastre es inminente. 
  • Cocina: cuando cocinamos, el calor, junto con la grasa que se acumula en ollas, sartenes y en el extractor, hace que se incrementen las posibilidades de producirse un fuego. A esto hay que sumar que en la cocina también está presente la electricidad y, al mismo tiempo, se encuentra cerca una fuente de agua, por lo que supone otra causa de riesgo de incendio. 
  • Productos inflamables: el almacenamiento de gasolina u otros combustibles y líquidos inflamables en el hogar se debe hacer tomando las precauciones adecuadas para evitar que se produzca un fuego. Hay que tener en cuenta que un mínimo error puede originar que este producto se derrame y causar verdaderos desastres. 
 
Teniendo en cuenta que ninguna casa está exenta de sufrir el ataque de las llamas, es imprescindible contar con un seguro de hogar ante incendios. De este modo, los daños causados en el inmueble y en el contenido quedan cubiertos para volver a la normalidad en el menor tiempo posible. 
 
Consulta aquí lo que debes hacer si se origina un incendio en tu casa. 
Back to top