Skip to Content

Cerrajeros en las comunidades de vecinos

cerrajero arreglando una puerta
Los servicios que puede ofrecer un cerrajero en una comunidad de vecinos son sumamente importantes para mantener la seguridad en el inmueble. En algún momento es posible que aparezca la necesidad de cambiar la cerradura del portal o de cualquier vivienda por diferentes motivos, así como realizar una copia de llaves de manera urgente. Por lo tanto, este tipo de profesionales pueden ofrecer al bloque de pisos la protección que necesita. 
 
Una de las situaciones que se repite con más frecuencia es cuando algún vecino pierde las llaves de su casa, entre las que se encuentran con total probabilidad la llave de la puerta de la comunidad. En estos casos, lo más recomendable es avisar al presidente de la comunidad para que se encargue de solventar el problema lo antes posible y evitar que personas ajenas al edificio puedan entrar. 
 
Al contar con un seguro de edificios de viviendas, la comunidad de vecinos está protegida frente a los perjuicios ocasionados por hurto y robo.  Normalmente, en este tipo de pólizas se suele establecer un número de siniestros por año que quedan cubiertos y un límite máximo de indemnización. En cualquier caso, se trata de una buena solución a los problemas de seguridad que habitualmente suceden en estos inmuebles. 
 

Servicios de un cerrajero en una comunidad de vecinos 

Además de contratar a una empresa de cerrajería, el presidente de la comunidad puede proponer a los vecinos la contratación de un seguro para el edificio en el supuesto de que no se tenga aún. De este modo, todos los vecinos pueden acceder a la cobertura de cerrajeros en concreto, así como a otros servicios que ofrecen protección ante cualquier eventualidad o riesgo. 
Los servicios de un cerrajero en una comunidad de vecinos son muy variados: 
 
  • Estos profesionales se encargan de asesorar a la comunidad sobre cuál es el sistema más adecuado en cada caso. No hay que olvidar que lo más importante es evitar la entrada de terceras personas sin comprometer la comodidad de los vecinos. 
  • Puede encargarse de arreglar las averías más frecuentes de las puertas. Entre ellas se encuentran los portazos en los cierres automáticos, la dificultad para abrir con la llave, un mal acople de la puerta que impide que se cierre por completo, etc. 
  • En algunos casos, también pueden cambiar o reparar la puerta principal de una comunidad. Este trabajo se realiza sobre todo cuando la entrada es demasiado antigua y los vecinos optan por aportar una mayor resistencia y seguridad. Es aconsejable aprovechar este momento para sustituir la cerradura e instalar un sistema infalible. 
  • Dado que las puertas se van deteriorando con el paso del tiempo o los golpes que puedan sufrir, una revisión cada cierto tiempo por parte de un cerrajero es una cuestión sumamente importante. De esta forma se puede comprobar si estos elementos siguen cumpliendo su función o si es preciso realizar alguna reforma. 
  • Además de hacer copias o duplicados de llaves, el cerrajero es el experto que se encarga de abrir las puertas si se han extraviado las mismas. 
  • Por supuesto, cambiar la cerradura si se estropea o un vecino ha perdido las llaves.
Back to top