Skip to Content

Cómo reparar una pared con humedad

pared con humedad del salón de una vivienda
El problema de la condensación en las viviendas es bastante habitual debido sobre todo a algunas prácticas que incrementan estos niveles y a filtraciones de agua que se producen entre habitaciones o pisos. Si has observado que en alguna estancia de la casa han aparecido unas manchas de color amarillento e incluso negro, es momento de aprender cómo se repara una pared con humedad para evitar que se produzcan consecuencias más graves en la estructura o que desencadene en ciertos problemas de salud. 
 
Esta molestia se repite mucho más en determinadas zonas, por lo que ésta es otra causa que conviene considerar. En cualquier caso, es importante tratar este asunto cuanto antes, ya que en caso de no eliminar la humedad, es probable que siga creciendo y expandiéndose por toda la superficie. 
 
Lo primero que conviene analizar es la causa de la aparición de las manchas, ya que puede producirse por filtración de agua o por condensación. En el primer caso tiene lugar por una falta de impermeabilización que da lugar a que el agua del exterior se vaya colando por las paredes y en el segundo, la humedad se produce desde el interior por la diferencia de temperatura que existe entre el habitáculo y la calle. 
 

Pasos sencillos para reparar una pared con humedad 

  • El primer paso para reparar una pared con humedad cuya causa esté controlada es limpiar la superficie o sanear previamente la zona afectada si fuera necesario. En este último caso se puede raspar la pintura con una espátula, sin llegar a crear demasiadas desigualdades para que el resultado final sea uniforme. Una vez realizada esta tarea se debe pasar un trapo humedecido en agua con lejía o cualquier otro producto anti hongos. Posteriormente se limpia y se espera el tiempo preciso antes de pasar al siguiente punto. 
  • Una vez que se ha saneado la pared, es necesario aplicar masilla en las zonas donde se haya raspado. En el caso de que la extensión no sea demasiado grande se puede utilizar una masilla ya preparada. 
  • Después de que la masilla se haya secado, se debe lijar toda la extensión, prestando una especial atención a las irregularidades que hayan podido quedar después de haber lijado. 
  • El último paso consiste en pintar la pared con una pintura antihumedad que gracias a la amplia variedad que existe, es posible encontrar tanto para exterior como interior. 
 

Trucos para evitar una pared con humedad 

En muchas ocasiones es posible prevenir la aparición de humedad en una vivienda, aunque para ello es necesario adoptar algunos hábitos cotidianos. Entre ellos destacan por ejemplo realizar una ventilación adecuada cada día para que circule el aire por todas las estancias de la casa, sobre todo en la cocina y el cuarto de baño. 
 
Otra solución consiste en colocar placas antihumedad en las paredes. Este tipo de productos se adhieren directamente sobre la mancha de humedad y funcionan ocultándola y acotando su propagación. 
 
Cuando el problema no entraña demasiada gravedad, cualquier persona puede poner en práctica estas recomendaciones para reparar una pared con humedad. No obstante, es preferible contactar con el seguro de hogar para realizar las reparaciones o reformas necesarias y disfrutar de un resultado profesional. 
Back to top