Skip to Content

Cómo cuidar tu jardín en otoño

rastrillo sobre hojas secas
El otoño, lejos de ser una época del año triste, es una de las más coloridas y la responsable de los múltiples cambios que se producen en la naturaleza. No sólo las hojas de los árboles se caen, sino que su color verde característico da paso al marrón, naranja o amarillo, conformando así una variedad cromática digna de pararse a contemplar.
 
En el caso de que tengas un espacio exterior con árboles en el lugar donde resides, ya habrás notado cómo el cambio de estación del verano al otoño se ha hecho visible. A pesar de que algunas plantas aún se encuentren en buen estado, es preciso poner en marcha ciertas recomendaciones para cuidar el jardín en los meses previos al invierno y conseguir que siga estando en perfectas condiciones sin miedo a las bajas temperaturas. 
 

Consejos para cuidar el jardín en otoño 

  • Antes de que llegue el duro invierno, es conveniente podar las plantas de nuestro jardín para sanearlas.
  • El césped necesita unos cuidados especiales en esta época del año, retirando en primer lugar las hojas secas que tenga. Después de segarlo, es necesario realizar agujeros con una profundidad de entre 7 y 10 centímetros para permitir que entre oxígeno a las raíces. Posteriormente hay que añadir fertilizante a la superficie y cubrirla con arenilla. 
  • Además de cuidar el jardín en otoño para prepararlo frente al invierno, en esta época también se pueden plantar aquellas especies que tienen una mayor resistencia al frío, como por ejemplo las coníferas o las violetas. Para que no se hielen con las bajas temperaturas es recomendable colocar a su alrededor hojas o estiércol. 
  • Aprovecha los meses de otoño para trasplantar los árboles que quieras cambiar de sitio o pasar a la tierra aquellas plantas que están en macetas.
  • Reduce la frecuencia de riego, ya que durante los meses de octubre, noviembre y diciembre, las lluvias suelen ser más asiduas y las bajas temperaturas ayudan a que el agua se absorba más lentamente.
  • Si quieres que tu jardín se mantenga impecable durante todo el otoño es preciso recoger las hojas muertas de forma regular. 
  • Conviene guardar los bulbos que estaban en todo su esplendor durante el verano para que no se estropeen. 
  • Una técnica para proteger y aislar las raíces del frío es colocar en el suelo una especie de alfombra a base de mantillo o paja. 
  • Haz esquejes de las plantas que más te gusten aprovechando la humedad de esta época del año para que se reproduzcan, aunque vigilando que el exceso de relente no dé lugar a la aparición de hongos.  
  • Abona tus plantas con un producto específico para cada una de ellas según sus necesidades. 
  • El otoño no es un periodo en el que las plantas y árboles estén exentos de plagas y enfermedades, por lo que durante estos meses también es aconsejable permanecer atento ante cualquier indicio y aplicar los remedios más eficaces. 
Por último, también es aconsejable revisar los drenajes y canalizaciones del jardín para quitar todas las hojas o ramas que se hayan podido desprender y se hayan acumulado en estos conductos. De lo contrario, en el caso de que se originen atascos, es fundamental contar con un seguro de hogar que se encargue de todas las funciones de desatascar, limpiar y reparar. 
Back to top