Skip to Content

Optimizar el consumo en calefacción

chica tumbada con los pies apoyados en un radiador

Cuando el termómetro comienza a bajar, lo que más nos apetece es que nuestra vivienda tenga una temperatura agradable respecto a la del exterior. Sin embargo, el coste que supone aclimatar nuestra casa para convertirla en un espacio más confortable, en ciertas ocasiones es inasumible.
Encender la calefacción dispara la factura del gas o de electricidad, según el sistema que hayamos elegido, ya que el consumo de energía de la calefacción puede llegar a ser hasta el 60% del total de la vivienda. Para evitar un desembolso excesivo durante los meses de invierno, podemos seguir algunas recomendaciones que nos ayudarán a realizar un consumo más eficiente en calefacción

¿Cómo gastar menos en calefacción?

  1. La eterna pregunta cuando llega el momento de poner en marcha la calefacción reside en si es preferible dejarla encendida todo el día o si apagarla durante la noche o cuando estamos fuera de casa. Aunque se tiende a pensar que la primera opción reduce los costes de volver a encender el sistema y usar más energía para recuperar la temperatura adecuada, lo cierto es que de esta forma se gasta mucho más dinero que si únicamente utilizamos la calefacción durante el tiempo que estemos en casa. Aunque el esfuerzo que tiene que realizar el sistema para alcanzar una temperatura determinada cuando se enciende, es algo más intenso, el gasto en calefacción será inferior en comparación con la aportación continua de energía que se debe realizar durante todo el día para compensar las pérdidas de calor. 
  2. Antes de encender los radiadores, es necesario purgarlos para sacar el aire que hayan podido acumular desde el anterior invierno. Si no realizamos esta tarea, el calor no podrá pasar por los conductos y notaremos que el sistema no está funcionando con la potencia habitual. 
  3. Si hay alguna habitación en tu vivienda que no se utiliza habitualmente, es recomendable cerrar la llave de los radiadores de esa estancia para gastar menos en calefacción.
  4. Una temperatura superior a 21 grados supone un derroche de energía, tanto que por cada grado de más, estaremos incrementando el consumo en un 7%. 
  5. Recuerda que un buen mantenimiento de la caldera puede suponer un ahorro importante al mes. Además, si ha llegado el momento de cambiarla, no dudes en elegir un modelo más eficiente, ya que aunque su precio sea más alto, la reducción en el consumo será considerable a largo plazo. 
  6. Es recomendable no cubrir los radiadores con algún mueble o con ropa húmeda, ya que el consumo será mayor.  
  7. Si cuentas con un sistema excelente de calefacción pero el aislamiento de puertas y ventanas deja mucho que desear, quizás es hora de invertir en los cierres y optar por doble cristal en las ventanas y materiales aislantes para las puertas. De esta forma, evitaremos que entre más frío del exterior.  
  8. Aprovecha la luz del día para que los rayos del sol puedan caldear la casa. Para ello, es conveniente correr las cortinas y subir las persianas durante las horas de máximo calor y realizar la acción contraria cuando empieza a anochecer. 

Con estos consejos podrás disfrutar plenamente del calor de tu hogar gastando menos en calefacción. Asimismo, para que nada enturbie estos momentos de relax, no olvides contar con un seguro de hogar para solventar fácilmente cualquier contratiempo que aparezca en tu vivienda.

Back to top