Skip to Content

¿Cualquier vivienda es una buena inversión?

comprar una casa
La compra-venta de casas siempre ha estado presente en la economía de nuestro país, aunque debido a los vaivenes, en unas épocas se venden más inmuebles y en otras, se opta de forma preferente por el alquiler debido a los altos precios de adquisición. A esto se suma también la apertura del acceso a un préstamo hipotecario o la fijación de condiciones más duras impuestas por los bancos. Por ello, según se presente el panorama, muchas personas se animan a realizar una inversión en vivienda, ya sea como primera compra o como segunda propiedad para obtener una cierta rentabilidad. 
 
Sin embargo, antes de lanzarse a comprar una casa, es necesario estar seguro de hacer una inversión correcta. Aunque parezca obvio, es fundamental realizar un trabajo previo que no sólo consiste en hacer números para que la hipoteca no suponga más de la mitad del salario, sino que los expertos también aconsejan elegir el préstamo con las condiciones más ventajosas, establecer una previsión de gastos, analizar cómo se podrá revalorizar o estudiar los periodos en los que los precios son más interesantes, entre otros aspectos. 
 
A esto hay que sumar que para adquirir una vivienda es necesario contar con una cantidad de dinero ahorrado que aproximadamente se corresponde con el 20% del coste del inmueble, más otra parte para asumir los gastos extraordinarios que puedan surgir. 
 

Desventajas de invertir en una vivienda para alquilar 

El objetivo de muchas personas que disponen de un cierto capital es realizar una inversión en vivienda para ponerla en alquiler posteriormente. Esta fórmula es idónea para obtener dinero regularmente, lo que se traduce en liquidez, y al mismo tiempo, teniendo en cuenta la situación del mercado inmobiliario actual, el arrendamiento de un piso es tan rápido que en ocasiones solo se tarda días u horas en encontrar un inquilino. 
 
No obstante, a través de este sistema, se tarda bastante tiempo en recuperar la inversión y comenzar a conseguir los primeros beneficios. Junto a ello, también se deben contemplar los posibles problemas que puedan surgir durante la vigencia del contrato del alquiler, como por ejemplo los impagos de la renta. 
 

Cuestiones importantes de una inversión en vivienda de primera residencia 

Cuando se toma la decisión de invertir en un inmueble, el principal fin es vivir en él y aunque es una manera de satisfacer la necesidad de vivienda, no se obtiene ningún beneficio por el mismo. En este caso, no se considera una inversión debido a que después no reporta ninguna cantidad de dinero. En otro caso distinto, se puede hablar de inversión cuando la compra de la casa se hace pensando en venderla por un precio más alto del original o como hemos comentado antes, para alquiler con el que se puede conseguir unas rentas mensuales. 
 
Además de hacer frente a la inversión de la casa, también se deben incluir otros gastos en concepto de notario, escrituras, etc., que finalmente suman un total considerable. Tener una casa en propiedad donde vivir de forma habitual supone asimismo un bien donde el desembolso de gastos se sucede continuamente. Así, algunos de los pagos asociados a una casa son el recibo de la comunidad, el mantenimiento de la estructura y el mobiliario, los seguros que cubran los imprevistos que puedan ocurrir, el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y otros tributos, etc. 
 
Por lo tanto, según el uso que se le vaya a dar a la vivienda es necesario distinguir entre inversión o no. Si el inmueble constituye el hogar habitual, sería más acertado decir que se trata de un bien de ahorro, ya que de este modo no se alcanza el fin último de las inversiones que es obtener una rentabilidad. 
Back to top