Skip to Content

¿En qué consiste el mantenimiento de una piscina?

hombre limpiando una piscina
Para saber cómo mantener una piscina es muy importante fijarse sobre todo en la desinfección. Existen multitud de productos que convierten el agua en cristalina pero la cuestión no es sólo que lo parezca, sino que fundamentalmente esté limpia y no constituya un riesgo para las personas y la propia instalación. 
 
Además, también conviene realizar otro tipo de tareas para poder disfrutar de la piscina durante el verano con plenas garantías. En este sentido es aconsejable conocer las diferentes técnicas de control y tratamientos para mantener el agua en perfectas condiciones. 
 

Tips en el mantenimiento de una piscina 

  • Regular el pH
Para que el agua no cause ninguna irritación o molestia en la piel, una de las labores más importantes en el mantenimiento de una piscina es el ajuste del pH. Este parámetro debe situarse entre el 7 y el 7,6. Si el valor se encuentra por debajo significa que tiene un nivel de acidez alto y si sobrepasa lo estipulado, el resultado es alcalino. Simplemente hay que utilizar un equipo de análisis de agua para comprobar cuál es el nivel y en el caso de que no sea correcto, se debe aplicar un producto minorador o incrementador de pH.
 
  • Eliminación de algas 
Después de la inactividad de la piscina durante todo el otoño e invierno es probable que al destaparla, las algas hayan inundado todo el depósito. Esto indica que es necesario poner en práctica una desinfección eficaz a través de una limpieza a fondo que elimine las algas del suelo y las paredes. Posteriormente, es recomendable utilizar un producto algicida y aplicarlo de forma periódica para evitar la aparición de estos organismos que cambian el color del agua a un tono verdoso. 
 
  • Controlar el nivel de cloro
Aunque el cloro es el desinfectante más común, también se pueden utilizar otros como por ejemplo la sal, el bromo o el oxígeno líquido. Según el producto que sea es aconsejable ajustarlo a los niveles que indique la etiqueta en función de la cantidad de agua. Este tipo de compuestos actúan como barrera de los organismos que se pueden llegar a desarrollar en la piscina. 
 
  • Añadir antical
Para mantener una piscina en un lugar donde el agua sea dura también será preciso utilizar productos antical, ya que estas partículas impiden que el proceso de desinfección y regulación del pH se realice correctamente e inciden de forma negativa en el funcionamiento del sistema de depuración. 
 
  • Utilizar floculante
Este producto químico es el encargado de mantener el agua de la piscina limpia, eliminando las turbiedades que puedan aparecer. El floculante actúa espesando las partículas que quedan alojadas en la superficie para que se desplacen al fondo y así puedan ser absorbidas por el filtro. 
 
  • Cuidado del filtro
Este elemento de la piscina tiene una gran relevancia en su mantenimiento. Por ello, es fundamental que el filtro se mantenga siempre limpio. Solo de esta forma es posible mantener el agua limpia y reducir la cantidad de productos químicos en la misma. Lo más aconsejable es acondicionar este componente al inicio del verano y cambiarlo aproximadamente cada 5 años. 
 
No sólo es importante preocuparse por el mantenimiento de la piscina una vez al año, sino que durante los meses en los que se utiliza más a menudo es crucial realizar una serie de trabajos diarios y semanales, como por ejemplo limpiar las hojas e insectos del agua, revisar el pH y el nivel de cloro, limpiar las paredes y el fondo, etc. 
 
Si tienes la suerte de poder darte un baño en el entorno de tu propia vivienda, no dudes en contar con un seguro de hogar que incorpore un servicio de asistencia urgente.
Back to top