Skip to Content

Plantas peligrosas para tener en casa

macetas de plantas verdes en el alféizar de una ventana
A la hora de decorar la casa y convertirla en un lugar apacible,  es posible que elijamos algunas plantas peligrosas de manera inconsciente. Muchas veces nos fijamos tan solo en el aspecto o en el tipo de cuidados que necesitan, sin llegar a profundizar si pueden resultar venenosas en el caso de que se utilicen para más fines que decorar. 
 
Por norma general no se suelen registrar demasiadas intoxicaciones por este motivo, ya que siempre se usan para decorar un espacio. Sin embargo, los problemas aparecen cuando en el hogar hay niños pequeños o mascotas que tengan la tentación de llevarse alguna hoja a la boca o tocar con las manos y después tocarse los ojos. Por lo tanto, conviene enseñar desde pequeños que las plantas se miran pero no se tocan y mucho menos se pueden comer. 
 

Tipos de plantas peligrosas en el ámbito doméstico 

  • Cicuta: su apariencia no da lugar a pensar que se pueda tratar de una planta peligrosa, dado que sus flores blancas relucen resplandecientes. Pese a ello, su raíz llega a ser tan venenosa que si se ingiere por algún accidente o entra en contacto con las mucosas puede causar la muerte. Esto se debe a la cicutoxina, un componente que estimula el sistema nervioso central y en altas dosis provoca convulsiones e incluso un paro cardiorrespiratorio. 
  • Dieffenbachia o difenbaquia: es una de las especies tropicales más populares de interior debido a que no requiere un mantenimiento muy exigente. Su elegancia y sofisticación esconden una cierta peligrosidad si se llega a masticar o ingerir alguna de sus partes. Los principales síntomas son dolor de boca, garganta y estómago, así como hinchazón del cuello que puede derivar en asfixia, enrojecimiento de las mucosas, picazón y pérdida de la voz durante un tiempo. 
  • Laurel en flor, adelfa o trinitaria: bajo estos nombres se conoce una de las plantas peligrosas que más llama la atención por su constante floración. Su riesgo radica en los diferentes tóxicos que albergan las hojas, los tallos, las semillas y las flores. Las consecuencias en las personas o mascotas van desde taquicardias hasta la muerte, pasando también por paro cardiaco, dolores abdominales, diarreas, vómitos o dificultad para respirar. 
  • Salvia Divinorum: la sustancia que contiene esta planta peligrosa causa efectos alucinógenos muy similares al de algunas drogas. En caso de tomarla en altas dosis, las consecuencias que se originan llegan hasta causar episodios psicóticos o alucinaciones fuertes. Aunque normalmente es consumida por algunas tribus, se desaconseja totalmente tomarla para ningún fin. 
  • Hortensia: esta especie tan común en muchas viviendas no sólo ofrece bonitas flores, sino que es capaz de producir un veneno muy parecido al cianuro, en concreto un compuesto llamado hidragina. Por ello, los casos de intoxicación con esta planta son bastante comunes tanto en personas como en animales. Los efectos que pueden causar son mareos, desmayos, disminución de la presión arterial, convulsiones, palpitaciones o asfixia, entre otros. 
  • Azucena o lilium: probablemente jamás hubiéramos imaginado que esta flor tan común pudiera presentar algún peligro para la salud, sobre todo de las mascotas. Si algún animal ingiere sus hojas puede causarle la muerte o insuficiencia renal crónica
  • Filodendro o philodendron: con este nombre tan curioso se conoce a otra de las plantas peligrosas que residen en el interior de muchas viviendas. Su principal característica son sus abundantes y llamativas hojas verdes. Es recomendable colocarlas lejos del alcance de los niños, ya que encierra oxalato de calcio, altamente peligroso por su estructura en forma de pequeños cristales. Las consecuencias son picor en la boca, dolor de estómago, irritación de la garganta o insuficiencia hepática si el consumo es muy alto. 
Back to top