Skip to Content

Cómo elegir las puertas de seguridad para niños

bebé tumbado en el suelo sujetando un barrote de una valla de seguridad
La llegada de un bebé a un hogar es un motivo de felicidad, aunque el nuevo miembro de la familia también implica una serie de cambios sustanciales a nivel personal, económico, de organización, etc. Además de habilitar una habitación para el pequeño, a medida que vaya creciendo y comience a andar, también será necesario colocar las puertas de seguridad para niños que sean precisas. 
 
Ya sabemos que los pequeños sienten curiosidad por todo lo que les rodea y por ello, sus instintos les llevan a tocar cualquier objeto y adentrarse por todos los rincones de la vivienda. Para conseguir que el niño crezca sin correr ningún riesgo en el entorno doméstico, los cambios en el hogar son inevitables. No obstante, conviene tener en cuenta algunos consejos antes de elegir las barreras de seguridad para proteger a los críos con el objetivo de decantarse por un modelo que ofrezca plenas garantías. 
 

¿Qué puertas de seguridad para niños necesitas?

  • Lo primero que se debe definir es el espacio que se pretende cerrar. En una casa es bastante habitual que haya escaleras o algunas estancias donde se almacenen productos peligrosos o de alto valor que es preferible que estén fuera del alcance de los niños. Considerando este aspecto, el modelo de puerta de seguridad para pequeños debe reunir algunas características particulares. 
  • Aunque el menor todavía no camine por sí solo, hay que pensar en un futuro cercano cuando sus pasos le permitan dirigirse hacia cualquier sitio. Por ello, es aconsejable elegir desde el principio una valla lo más protectora posible. 
  • Recuerda que se necesitan dos barreras para las escaleras, una para la parte superior y otra para la parte inferior, así como las que sean necesarias para impedir el paso a determinadas estancias, como por ejemplo la cocina. 
  • Elige la puerta de seguridad para niños que según el tipo de montaje ofrezca una mayor custodia. En el mercado existen infinidad de opciones, aunque las más eficaces son las que se sujetan a la pared con tornillos. También existen otras vallas que se colocan a presión entre dos marcos o dos paredes, aunque no son tan robustas como las anteriores. Para mantener a salvo a los niños en casa, es recomendable no decantarse por las barreras de tela, que aunque son muy ligeras y fácil de transportar, no cumplen su cometido al 100 por 100. 
  • En cuanto a los materiales de las barreras de seguridad, los más comunes son el metal y la madera. Ambos ofrecen buenas garantías, por lo que la elección dependerá de los gustos personales, el estilo que predomine en la casa, así como si se trata de una ubicación exterior o interior. En el caso de que la protección infantil se coloque a la intemperie, el PVC es uno de los materiales que mejor resisten las inclemencias del tiempo. 
 

Uso de las puertas de seguridad para niños 

  • A la hora de decidir cuál es el mejor sistema de seguridad, siempre es aconsejable ir más allá en la precaución en lugar de elegir una barrera deficiente. 
  • Además del nivel de seguridad, también es recomendable un modelo que los adultos puedan abrir y cerrar fácilmente. 
  • Al colocar una puerta de seguridad para niños en una escalera es importante fijarla a ras del suelo y no debajo o encima del primer peldaño. En este caso también es conveniente tener cuidado en la instalación para asegurarse que la valla se abre hacia fuera. 
Back to top