Skip to Content

¿Es necesario cambiar las dos ruedas después de un pinchazo?

mecánico reparando una moto en un taller

Ya hemos comentado en otras ocasiones el mayor riesgo que corren los motoristas al desplazarse sobre dos ruedas. En comparación con los coches, las motos mantienen el contacto con el asfalto con la mitad de cubiertas y además su tamaño es inferior. Por ello, hay que realizar revisiones de los neumáticos cada cierto tiempo para comprobar que están en perfecto estado y además, conviene saber cuándo hay que cambiar las dos ruedas, no sólo después de un pinchazo.

El hecho de que los neumáticos de una moto sean diferentes a los de un vehículo no significa que no tengan que soportar las mismas exigencias del tráfico rodado. Por este motivo, es preciso tener claro que su ciclo de vida es mucho más corto, aunque si se examinan de forma regular es posible alargar su utilidad.

Entre los puntos más importantes que hay que comprobar de las ruedas de una moto se encuentran la profundidad y el estado de la banda de rodamiento, así como la presión o cualquier desgaste irregular en los flancos. 

Cambiar las dos ruedas después de un pinchazo, ¿sí o no?

Aunque actualmente los neumáticos están diseñados con una alta resistencia, es imposible evitar sufrir un pinchazo en alguna ocasión. En el caso de que el daño no haya sido demasiado grave y haya afectado tan solo a la banda de rodadura, es posible realizar una reparación del neumático sin necesidad de sustituirlo.

Sin embargo, si el pinchazo se ha producido en alguno de los flancos o ha alcanzado la parte interna de la rueda, es necesario colocar una nueva. Siempre es aconsejable llevar la moto a un taller para que un profesional compruebe el estado del neumático y nos aconseje si puede repararse o si es preferible que se sustituya por otro.

En el caso de que haya que cambiar la rueda después de un pinchazo, es un requisito imprescindible para tu seguridad que el nuevo neumático sea el adecuado para la moto. Esto significa que hay que elegir uno en función de las indicaciones del fabricante y que debe haber sido fabricado de acuerdo con la legislación actual.

Para conseguir que los desplazamientos estén libres de posibles riesgos en este sentido, conviene que tanto la parte delantera como la trasera lleven el mismo tipo de neumático. Por lo tanto, si la rueda que no ha sufrido el pinchazo tiene un tamaño, características o desgaste diferentes a la que se ha colocado nueva, es recomendable cambiar las dos para que la conducción y la estabilidad de la moto no se vean comprometidas. 

¿Cómo se puede reparar un pinchazo?

Si el pinchazo se puede reparar, una buena solución es utilizar un kit de reparación que permite solucionar el problema en el mismo momento y continuar con el trayecto. Existen diferentes tipos de kits en el mercado en función de la reparación que queramos dar a la rueda, aunque no olvides que este método sólo se puede utilizar si el pinchazo ha sido moderado y no ha afectado a los elementos interiores del neumático.
Por tu seguridad, no olvides que es sumamente peligroso utilizar una rueda dañada o que haya estado desinflada mientras se circulaba, ya que ello puede provocar daños internos que a priori no se aprecian cuando el neumático está colocado en la moto.

Back to top