Skip to Content

Cascos de moto originales para tu seguridad

casco de moto pintado
Todos los conductores de motocicletas y ciclomotores están obligados a utilizar un casco debidamente homologado cuando circulan por cualquier vía urbana o interurbana, entre otros accesorios para su seguridad. En caso de no llevar este elemento, los usuarios se pueden enfrentar a multas de 200 euros y la retirada de 3 puntos en el carnet de conducir. Pero además de la sanción, la cuestión más importante es el peligro que se corre conduciendo sobre dos ruedas sin esta seguridad. Por ello, no dudes nunca en llevar este tipo de protección que ahora se puede personalizar de la forma que prefieras a través de los cascos serigrafiados o pintados. 
 
Es bastante probable que esta moda provenga de las competiciones de motociclismo, donde los pilotos usan cascos de moto originales con diseños propios. Esto, sin duda, les ayuda a crear o potenciar una imagen propia que les permite destacar entre el resto y que sea más fácil identificarlos. Ahora, cualquier particular puede hacer lo mismo y personalizar su casco de la forma que prefiera para transmitir un estilo único. 
 

Opciones de cascos de moto personalizados 

En la actualidad es fácil encontrar empresas o autónomos que ofrecen el servicio de convertir un casco de moto normal en original. Los diseños, colores y formas son infinitos, aunque la elección de la opción más personalizada también dependerá del presupuesto disponible, ya que algunas son más asequibles que otras. 
 
Cuando no se tiene una idea previa muy concreta sobre cómo debe ser el casco de moto customizado, lo más sencillo es adquirir uno a través de un catálogo. Este tipo de oferta contempla una amplia variedad de colores e ilustraciones. Además, de esta forma se tiene la garantía de que el acabado sea perfecto y normalmente suele tener una mayor resistencia y durabilidad. 
 
Otra opción consiste en comprar los vinilos o adhesivos que mejor encajen con el estilo propio para colocarlos sobre la superficie del casco. Aunque de este modo es más sencillo cambiar el diseño cada cierto tiempo, lo cierto es que presenta algunos inconvenientes: las pegatinas no se suelen ajustar demasiado bien en las zonas curvas y es más probable que se despeguen rápidamente con el uso. Un consejo para conseguir incrementar su durabilidad consiste en aplicar una placa de barniz por encima que además evita en cierta manera las arrugas y las burbujas que aparecen durante el proceso de pegado. 
 
Una alternativa que podría decirse que está entre las dos anteriores es la relativa a crear un casco de moto original a través de una aplicación online. En internet es posible encontrar algunos configuradores que permiten personalizar el elemento en el momento de la compra. Así, se pueden subir a la aplicación las imágenes que queremos que lleve el casco para que lo fabriquen con ese diseño. Es muy importante que la calidad de los archivos originales sea la adecuada para evitar que el resultado salga pixelado. 
 
Por último, merece una mención especial los cascos serigrafiados. En este caso, el proceso de trabajo es mucho más complejo, ya que es preciso desmontar por completo el casco, lijar y preparar la superficie para eliminar la pintura anterior, pintar, barnizar y volver a montar todas las piezas. Por ello, es imprescindible confiar en un profesional que sepa plasmar la idea de diseño y realizar todas las tareas con sumo detalle. Como es de prever, tanto el precio de este tipo de cascos de moto pintados como el tiempo de ejecución son mayores. 
Back to top