Skip to Content

Cómo dar de baja un ciclomotor y qué hacer con él

chica circulando con un ciclomotor por una ciudad
Según la DGT, dar de baja un ciclomotor es un trámite que el titular debe realizar para comunicar al Registro de la Dirección General de Tráfico que retira el vehículo de la circulación. Esta cancelación puede ser temporal o definitiva, aunque independientemente del supuesto que sea, no se puede gestionar la baja cuando esté anotado un precinto que no se haya cancelado antes. 
 
Los motivos que obligan a iniciar este procedimiento pueden ser muy variados. Entre ellos destacan ciertos motivos personales del propietario, como por ejemplo no utilizar nunca la moto o no contar con el dinero suficiente para su mantenimiento; traspasar el ciclomotor a través de una compraventa o en caso de robo. 
 
Es importante destacar que la DGT también contempla la posibilidad de dar de baja un vehículo de forma definitiva por traslado a otro país. En este caso particular, el titular debe cancelar todas las limitaciones de disposición que estén inscritas en el Registro de Bienes Muebles previamente.  
 

¿Cómo dar de baja un ciclomotor de forma definitiva?

Este tipo de bajas solo se pueden tramitar, de forma gratuita, en un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos (CAT) o desguace que cuente con la placa identificativa, pero en ningún caso en las Jefaturas y Oficinas locales de tráfico. Además de presentar toda la documentación correspondiente, también se tiene que entregar el vehículo. Aunque en los ciclomotores no aplica la normativa de destrucción, el centro está obligado a entregar el certificado de tratamiento medioambiental. 
 
Los documentos que se tienen que presentar son: 
 
  • La solicitud en impreso oficial. 
  • Identificación del titular, ya sea a través del DNI, permiso de conducir, tarjeta de residencia, identificación fiscal, etc. 
  • Permiso de circulación. 
  • Tarjeta de ITV
 
Una vez se haya comprobado que todos los papeles son correctos, el CAT se encarga de apuntar la baja de forma electrónica en el Registro de Vehículos de la DGT. Asimismo, este centro debe entregar un justificante de la gestión donde se especifique que el ciclomotor ha sido dado de baja. 
 
Cuando se trate de una baja definitiva por traslado de la moto a otro país, el interesado puede acudir a cualquier Jefatura Provincial de Tráfico, solicitando cita previa. Si el vehículo tiene una antigüedad superior a 15 años desde su matriculación en España no hay que pagar ninguna tasa, pero en caso contrario será necesario abonar 8,50 euros.
 

¿Y cuáles son los pasos para dar de baja un ciclomotor de forma temporal? 

Cuando se trata de una baja temporal del vehículo, el titular debe tener en cuenta que durante ese tiempo no podrá circular. La documentación necesaria en este caso es la misma que en el trámite de baja definitivo. Además, también está permitida la presentación en cualquier Jefatura Provincial de Tráfico solicitando cita previa a través de Internet o por teléfono. 
 
El coste de esta gestión es de 8,50 euros, aunque si la baja temporal se realiza como consecuencia del robo del vehículo, no es necesario pagar ninguna tasa. En este último caso, por norma general, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado se encargan de comunicar de modo automático las bajas en el momento en el que se presenta la denuncia. Si esto no sucede, la víctima deberá entregar la denuncia como justificante de la sustracción del ciclomotor. 
Back to top