Skip to Content

Tips para proteger tu moto al aire libre

moto aparcada en la acera de una calle con terrazas

Cuando realizamos una inversión en adquirir una moto, el objetivo máximo es conseguir que nos dure el mayor tiempo posible. En este sentido podemos mencionar que la motocicleta siga funcionando como el primer día durante muchos años, que las piezas se mantengan impolutas a pesar del paso del tiempo y además, que no se convierta en el botín de los ladrones.

Por ello, antes de comprar una moto, es importante valorar los componentes que incorpora y que ayudarán a protegerla en caso de tener que pasar las horas en la calle. Es fundamental que la moto cuente con piezas de calidad que puedan resistir tanto a las bajas temperaturas como a la acción del sol, así como al viento, la lluvia o el granizo. Del mismo modo, conviene que entre las prestaciones de la moto se encuentren el bloqueo de dirección y el sistema de anti-arranque electrónico para evitar el robo fácil. 

¿Es posible proteger la moto en la calle? 

Aunque es imposible afirmar que una moto no cuenta con la misma protección al aire libre que en un parking, te ofrecemos una serie de consejos para reducir los daños y riesgos que puede sufrir la motocicleta si se aparca en la calle: 
  • No podemos evitar al 100% el robo de nuestra moto, pero sí es posible poner en práctica algunos trucos para ponérselo difícil a los ladrones. Entre las medidas más efectivas se encuentran el bloqueo de la dirección, un localizador GPS, un sistema antirrobo que se coloca en la pinza del disco, una alarma que se activa cuando alguien intenta mover la moto o utilizar cadenas en las ruedas. Otro consejo consiste en amarrar la moto a un elemento fijo de la calle, como por ejemplo una farola o una señal de tráfico.
  • Elige un lugar lo suficientemente visible y concurrido para estacionar la motocicleta. Asimismo, procura que el aparcamiento no interfiera el paso de otros vehículos u obstaculice zonas de carga y descarga.
  • Siempre que sea posible, es conveniente aparcar la moto en un lugar que esté techado para reducir los daños que provocan las inclemencias del tiempo. 
  • Una correcta limpieza también es una buena forma de proteger la moto en la calle. Una de las máximas para ello consiste en no utilizar agua demasiado caliente, ya que puede dañar las partes que están fabricadas con hierro o aluminio.
  • Hay que tener una especial consideración con la cadena cuando por norma general estacionamos la moto en la calle. Es muy importante limpiar esta pieza con un jabón desengrasante y un cepillo para llegar a todos los huecos. No olvides aplicar grasa específica después de haber terminado la limpieza.
  • Si quieres eliminar la suciedad de la pantalla, es muy importante hacerlo con cuidado ya que se trata de un elemento bastante delicado. Lo más recomendable es utilizar para ello un trapo de microfibra limpio.
  • Puedes aplicar un producto de acabado una vez que la moto se ha secado después de limpiarla. De esta forma, aportarás una protección extra y conseguirás que el conjunto se mantenga intacto durante mucho más tiempo.
  • Cubre tu moto con una funda y así evitarás que se ensucie o que se deteriore por el efecto del tiempo.
  • Contrata un seguro de moto completo para solventar los daños que pueda sufrir el vehículo por cualquier tipo de accidente.
Back to top