Skip to Content

Cómo proteger tu moto de los ladrones

rueda de una moto con un sistema antirrobo

Después de haber realizado una inversión importante en la adquisición de una moto, lo más frustrante que puede ocurrir es que los ladrones pongan la vista en ella y terminen robándola. Aunque no se puede evitar al 100% el robo, te ofrecemos una serie de recomendaciones para que puedas proteger tu moto de robos al máximo posible y, al menos, ponérselo difícil a los amigos de lo ajeno.

Además de poner en práctica algunos consejos básicos que se apoyan fundamentalmente en la precaución, en la actualidad también podemos servirnos de los avances tecnológicos para salvaguardar la moto de manos ajenas. 

  • Si cuentas con una plaza de garaje o puedes permitirte alquilar una, no dudes en aparcar siempre tu moto ahí antes que hacerlo en la calle.
  • En el caso de que irremediablemente la moto tenga que dejarse a la intemperie, elige un sitio transitado e iluminado, a ser posible donde haya aparcadas otras motocicletas, entre un coche y una pared o cerca de unas cámaras de vigilancia.
  • Para proteger tu moto de los ladrones, procura fijarla a un elemento que no se pueda mover, como por ejemplo un grillete que esté sujeto a la pared o al suelo, una farola o una señal de tráfico.
  • Una vez que ya has elegido el lugar más seguro para tu moto, no olvides bloquear la dirección.
  • A pesar de la medida anterior, también es fundamental utilizar sistemas antirrobo. Cadenas, horquillas, sistemas con alarma, antirrobos de disco o articulados te ayudarán a proteger tu moto de los robos.
  • Al igual que sucede con los coches, también hay que evitar los robos que se producen como consecuencia de un despiste del dueño. En este sentido, nunca se debe dejar la moto sola, ni tan siquiera por un instante, con las llaves puestas.
  • Una vez que haya finalizado tu jornada, recuerda coger la documentación de la moto y llevártela a casa. Si la dejas en el maletero, en caso de robo no tendrás ningún papel con el que justificar la pérdida.
  • Puedes marcar el número de bastidor de la moto en las diferentes piezas para que, en el caso de que se produzca el robo y cada elemento se venda por separado, se puedan identificar más fácilmente.
  • Contrata un seguro de moto que incluya la cobertura de robo para contar con la garantía de una indemnización por los daños que se deriven de la sustracción.

¿Qué hacer si no se ha podido proteger la moto de los robos?

Si por desgracia se produce el robo de la moto, lo primero que debes hacer es acudir a una comisaría de policía para poner una denuncia. Posteriormente, Internet te puede servir de gran ayuda para intentar localizar tu vehículo a través de la publicación de los datos de tu moto en webs o foros que traten este tipo de asuntos.

Asimismo, si hemos sido precavidos y en su día decidimos instalar un sistema de alarma con localizador GPS, será posible rastrear la posición en la que se encuentra la moto robada. Aunque algunas soluciones para proteger tu moto de robos sean algo costosas, es preferible realizar una inversión inicial para evitar disgustos mayores. Recuerda que todos los esfuerzos deben centrarse en evitar la sustracción y si finalmente ocurriera, en intentar recuperar la moto.

Back to top