Skip to Content

Cómo cuidar tu moto de cara a la llegada del frío

moto circulando por una carretera nevada
Lluvia, viento, hielo e incluso nieve están a la orden del día durante los meses de invierno. Conducir una moto bajo estas condiciones climatológicas supone un riesgo añadido y por ello, siempre hay que tomar las precauciones necesarias o si la situación es demasiado adversa, optar por otros medios de transporte. 
 
En cualquier caso, para evitar que tu moto sufra daños innecesarios en invierno, es aconsejable seguir algunas recomendaciones y paliar así los efectos de esta época del año: 
 
  • Del mismo modo que es recomendable colocar neumáticos de invierno en los coches, en las motos también se debe hacer. Además, conviene revisar la presión para adaptarla a las circunstancias del asfalto y conseguir un mejor agarre. Si durante el resto de meses es necesario conducir con los neumáticos en perfecto estado, en invierno aún más, procurando que tanto el dibujo como cualquier otro aspecto estén como nuevos.
  • Cuando la temperatura es muy baja, el rendimiento de algunas partes de la moto se ven comprometidas. Por ello, es aconsejable lubricar las piezas más importantes de la maquinaria, como pueden ser el embrague, los frenos o el acelerador. 
  • El motor también necesita aceite para no desgastarse demasiado cuando hace mucho frío. Eligiendo un aceite adecuado a la temperatura evitaremos el riesgo de avería. 
  • Revisa o cambia el líquido refrigerante y asegúrate de que incluye la proporción de anticongelante adecuada para el momento en el que te vas a desplazar en moto. 
  • La batería es otra de las partes de la moto que más averías presenta en invierno si no le proporcionamos algunos cuidados. Es recomendable comprobar cada cierto tiempo su nivel de voltaje para recargarla en el caso de que la cifra sea inferior a 12,3 V y en el caso de que durante los meses de frío la moto esté aparcada, hay que intentar arrancarla a diario. Otro punto importante para mantener la batería en buenas condiciones es la limpieza de toda la suciedad que se expulsa o que se va acumulando. 
  • Aplica productos especiales en las partes de plástico más expuestas al exterior para que no se deterioren con las bajas temperaturas. 

Precauciones para ir en moto en invierno 

  • Utiliza la ropa y el equipamiento adecuado para moverte en moto durante el invierno. No sólo se trata de ir abrigado, sino también protegido para la lluvia o para no sufrir demasiados daños en caso de caída. El calzado debe ser impermeable y si tienes la oportunidad, nunca está de más utilizar un cubre piernas y unos puños calefactables para combatir el frío. 
  • Es obvio que siempre hay que desplazarse con precaución, pero durante el invierno es importante conducir con mucha más cautela, prestando atención a todo lo que hay en la carretera, sobre todo placas de hielo, charcos o zonas mojadas, para evitar posibles riesgos. 
  • Si vas a emprender un viaje largo en moto, recuerda llevar aquellos componentes de repuesto necesarios para poder continuar el trayecto en caso de que se averíen. 
Además de saber cómo hay que cuidar la moto en invierno y algunas recomendaciones para circular con una mayor seguridad, no hay que olvidar que siempre hay que contar con un seguro de moto que nos proteja en cualquier momento. 
Back to top