Skip to Content

Guía para elegir el casco de tu moto según el tipo de uso

dos personas en una moto por una carretera
La obligatoriedad del casco de moto se establece en todos los desplazamientos por cualquier tipo de vía urbana o interurbana. Tanto el incumplimiento de esta norma como el hecho de llevarlo sin abrochar correctamente, acarrea una sanción que asciende hasta 200 euros y la retirada de 3 puntos en el carnet de conducir. No hay que olvidar que más allá de librarse de una multa, el casco reduce de forma considerable el número y la gravedad de las lesiones en caso de sufrir un accidente
 
En muchas ocasiones, los motoristas optan por utilizar unos cascos que se denominan comúnmente “calimeros” o “quitamultas”. El nivel de seguridad de estos modelos se encuentra muy por debajo de lo aceptado, ya que únicamente recubren la mitad superior de la cabeza, quedando todo el resto, incluida la cara, al descubierto. Aunque generalmente se desaconseja su uso, es posible llevarlos cuando se trata de trayectos por ciudad a velocidades bajas en un ciclomotor, pero a pesar de ello es crucial que cuente con la homologación correspondiente
 

¿Cómo debe ser el casco en función del tipo de moto? 

Sin olvidar la comodidad y la estética, para que un casco de moto sea seguro debe cumplir una serie de características. Por eso, en este tipo de compras conviene dejar el precio de lado ya que cuando hablamos de seguridad, no hay que escatimar en gastos. Así, según el tipo de motocicleta que conduzcas, el casco deberá ser de una forma u otra:
  • Trial: para circular en una moto de éstas, el principal distintivo del casco debe ser la ligereza, aunque sin renunciar a una protección completa e incluyendo un visor solar para favorecer la visibilidad. 
  • Touring: en este caso es recomendable elegir un casco de moto modular, cuyo diseño sea compacto y aerodinámico. Es aconsejable que el interior sea lo suficientemente ergonómico y cuente con un sistema de ventilación efectivo. 
  • Custom: conducir una motocicleta de esta envergadura no es una cuestión baladí, por lo que el casco tiene que estar en consonancia. Además de fijarse en el diseño, hay que asegurarse de que sea ergonómico, que incorpora un visor de gran tamaño y un cierre de máxima seguridad, entre otros aspectos. 
  • Naked: el objetivo en estas motos suele ser sacar su máxima potencia, por lo que el casco elegido no puede entorpecer el rendimiento. Entre las múltiples características, probablemente una de las más importantes es un visor que favorezca la correcta visibilidad. 
  • Enduro: quienes se muevan en este tipo de moto, es aconsejable que lleven un casco de policarbonato que sea ligero e incorpore un sistema de ventilación optimizado. Para una mayor comodidad a la hora de lavarlo, es interesante que el interior se pueda extraer. Junto a ello, conviene que el cierre sea de doble anilla para una mayor seguridad. 
  • Racing: como si de una carrera de MotoGP u otras competiciones se tratara, el casco para este tipo de moto tiene que ser ligero y ofrecer un confort sin competencia. Además, no hay que pasar por alto un rendimiento aerodinámico adecuado para no entorpecer la velocidad. 
No solo es importante elegir un casco de moto según el uso, sino que es fundamental elegir la talla adecuada y que el modelo esté homologado. Esto último significa que ha superado una serie de pruebas para garantizar su resistencia y su comportamiento en todo tipo de situaciones. 
Back to top