Skip to Content

Las motos más seguras para la carretera

moto circulando por una carretera

No podemos seguir las mismas pautas para comprar una moto que vamos a usar preferentemente por ciudad que otra que nos sirva para desplazarnos por carretera. Las prestaciones de una y otra varían, ya que los peligros a los que puede hacer frente el motorista también son diferentes.

Uno de los aspectos fundamentales que diferencian los trayectos por carretera de los urbanos es la velocidad. Dado que en los desplazamientos largos, se circula a más kilómetros por hora que en ciudad, una moto debe ser totalmente segura para reducir al máximo el riesgo de los motoristas.

Como ya sabemos, además de circular con el seguro de moto, también es aconsejable llevar los elementos de protección necesarios. No sólo el casco, cuyo uso es obligatorio, sino también guantes, calzado, cazadora y pantalón que amortigüe los golpes en caso de accidente. 

Puntos clave de las motos más seguras 

  • Frenos: como hemos comentado, en carretera se alcanzan velocidades superiores que en el entorno urbano. Por ello, es preciso que la moto cuente con sistema ABS y que tenga el suficiente aplomo para frenar incluso en las situaciones más comprometidas. Es preciso que ante una frenada muy brusca, la moto no derrape ni vuelque.
  • Suspensión: los amortiguadores de la moto deben ser capaces de superar cualquier obstáculo en el asfalto sin llegar a desequilibrarse lo más mínimo.
  • Chasis: la estructura del armazón de la moto tiene que ser lo más estable posible. Así, las motos más seguras para carretera son las que más pesan, aportando un nivel de seguridad superior.
  • Portaequipajes: al realizar un viaje largo en moto, lo más habitual es que sea necesario llevar algo de equipaje. Es necesario que una moto para este tipo de desplazamientos ofrezca la posibilidad de instalar en el chasis un portaequipajes rígido. En cualquier caso, siempre hay que procurar no llevar demasiado peso y colocarlo de tal forma que todo el conjunto quede equilibrado.
  • Iluminación: las luces de una moto para circular por carretera tienen que tener la suficiente potencia y tamaño para poder ver y ser vistos por el resto de conductores.
  • Motor: hay que tener claro que, por ejemplo, una scooter de 125 no es la moto más adecuada para conducir por carretera. Aunque podamos llegar a nuestro destino en una motocicleta de estas características, lo más probable es que la mecánica se resienta por circular durante tanto tiempo a su máxima velocidad. Por ello, para minimizar riesgos, es recomendable elegir un modelo con un motor más potente si queremos recorrer kilómetros y kilómetros por autovías.
  • Control de tracción: la adherencia de los neumáticos al suelo es un factor determinante en la seguridad de los motoristas. Hay que comprobar que nuestra moto puede circular sin problemas incluso cuando llueve o el asfalto está manchado de algún líquido deslizante.

Recuerda que si estás buscando una motocicleta segura, es fundamental no dejarse llevar por las primeras impresiones. Hay que valorar lo que realmente necesitamos y elegir las prestaciones correctamente.

Además de tener en cuenta los aspectos que hemos comentado, también hay que valorar si viajaremos solos o con acompañante, el confort que queremos durante nuestros trayectos, si somos principiantes o si ya somos unos expertos en la conducción sobre dos ruedas, etc.
Back to top