Skip to Content

Plazos del mantenimiento preventivo de una moto

mano con un guante marrón tocando la cadena de una moto
Muchos motoristas consideran su vehículo como un objeto de culto y por ello, no dudan ni un segundo en procurar el mantenimiento preventivo correspondiente. Sin embargo, otros usuarios dejan pasar el tiempo sin atender al desgaste que van experimentando las piezas y la suciedad que se va acumulando en el conjunto. 
 
El cuidado de la moto debe ser una tarea continua para que cada uno de sus sistemas funcione de forma correcta. En este cometido se pueden poner en práctica los conocimientos propios, aunque de forma periódica es aconsejable acudir a un taller especializado con el objetivo de mantener la motocicleta en perfectas condiciones de uso. Es importante tener en cuenta que realizar algunas comprobaciones en la moto cada cierto tiempo puede alargar la vida útil de sus componentes e incrementar además, la seguridad durante los desplazamientos. 
 

¿Qué se debe revisar en el mantenimiento de motos? 

  • Aceite del motor: se debe comprobar al menos una vez al mes o como máximo cada 6.000 kilómetros. En verano es necesario realizar este mantenimiento preventivo con una mayor frecuencia debido a que es posible que se evapore por el calor. 
  • Neumáticos: como ya hemos comentado en otras ocasiones, las ruedas juegan un papel fundamental en la seguridad de una moto, ya que son el único punto de contacto con el asfalto. Por ello, el examen de los neumáticos es recomendable hacerlo de forma permanente, sobre todo antes de realizar un viaje. En este último caso es importante mirar la presión, si existe alguna deformación en la cubierta y la profundidad del dibujo que no puede ser inferior a 1,6 milímetros. 
  • Frenos: además de examinar todo el conjunto que conforman los frenos, el líquido se debe cambiar cada dos años y revisar cada 6.000 kilómetros o una vez cada 12 meses. Aprovechando estos plazos, también es momento para comprobar las pastillas de freno. 
  • Líquido refrigerante: es muy importante mantener el nivel de este líquido cada 1.000 kilómetros aproximadamente. No obstante, una vez al mes es interesante inspeccionar su color y si ha sufrido algún descenso brusco.
  • Filtro de aceite: el mejor mantenimiento preventivo del filtro de aceite es el que indica el fabricante en cuanto a limpieza y sustituciones. Aun así, es aconsejable poner uno nuevo cada vez que se cambia el líquido o como máximo cada 12.000 kilómetros. 
  • Batería: cada cierto tiempo es preceptivo comprobar el estado general de la batería y su nivel de carga, fundamentalmente cuando la moto ha estado sin funcionar un largo periodo. Asimismo, se debe reemplazar cada 4 años. 
  • Cadena: el cuidado de este elemento consiste en limpiar, engrasar y tensar. El segundo paso es necesario realizarlo cada 300 kilómetros aproximadamente y siempre que se haya realizado un desplazamiento bajo la lluvia. En cuanto a la tensión, se aconseja hacerlo cada 1.000 kilómetros. 
  • Limpieza general de la moto: para contribuir a un buen mantenimiento de la moto, se debe limpiar una vez a la semana, incluyendo también la puesta a punto de los asientos. 
  • Luces: para no reducir la visibilidad durante los desplazamientos de noche es conveniente examinar los faros con cierta frecuencia y sustituir las bombillas cada dos años o después de haber recorrido 50.000 kilómetros. 
  • Transmisión: cada dos o tres meses es necesario lubricar y limpiar la cadena de transmisión, así como comprobar la tensión de la misma después de 500 kilómetros. 
Back to top