Skip to Content

Mercado de segunda mano en piezas para moto, ¿es seguro?

chico reparando una moto
Partiendo de la base de que cualquier arreglo de una moto se debe hacer utilizando piezas nuevas, en diferentes situaciones es posible recurrir al mercado de segunda mano para adquirir las piezas de la moto a un precio más reducido. Esto sucede cuando por ejemplo el elemento a sustituir no es demasiado importante dentro de todo el conjunto o si no se cuenta con el suficiente dinero. 
 
No obstante, conviene calcular la diferencia real de dinero que existe entre una pieza usada y otra nueva antes de decantarse por la primera. En muchos casos, sobre todo cuando se trata de un componente de gran tamaño, la cantidad que podemos ahorrarnos recurriendo a la segunda mano es probable que no compense el riesgo que puede suponer en el funcionamiento de la moto. 
 
Aunque lo más habitual es acudir a un desguace para adquirir las piezas que necesitemos, en la actualidad también es posible encontrar diferentes páginas en Internet especializadas en este tipo de transacciones, ya sea a nivel particular o de empresa. 
 

Consejos para comprar piezas de moto usadas con seguridad 

Como hemos comentado, el mercado de piezas de segunda mano se posiciona en determinados casos como la opción más factible de conseguir un repuesto sin necesidad de realizar una cuantiosa inversión. Sin embargo, para no comprometer nuestra seguridad durante los desplazamientos en moto, conviene cerciorarse de que el elemento usado que vamos a comprar ofrece todas las garantías de calidad, resistencia y durabilidad. Para ello, no dudes en seguir las siguientes recomendaciones: 
 
  • Lo primero es saber exactamente la pieza que necesitamos para que no se produzcan errores en la instalación. Además de conocer todas las características de la moto, si apuntamos el código de referencia del repuesto es más probable encontrar justo lo que necesitamos. 
  • Si te decantas por el medio online para encontrar las piezas de la moto, es recomendable leer cada detalle de la descripción. Si falta algún dato, no dudes en contactar con el vendedor para completar toda la información. 
  • Antes de acudir a una web o a un desguace, pregunta a amigos o conocidos, o bien entra en algún foro para conocer las opiniones sobre sus experiencias. Procura comprar siempre en aquellos sitios que cuenten con una valoración positiva, ya que de esta forma es más probable que la pieza se encuentre en buen estado o que incluso en caso de aparecer algún problema, sea posible obtener una respuesta ante una reclamación. 
  • No te dejes llevar por las prisas y los grandes descuentos. Es importante tomarse el tiempo necesario para investigar diferentes sitios y poder comparar posteriormente cuál es el que ofrece la pieza con la mejor relación calidad – precio. Si conseguimos evitar las compras por impulsos, conseguiremos tomar decisiones más acertadas para que finalmente la adquisición sea realmente rentable.  
  • Además del precio, fíjate también en el uso que tiene la pieza de segunda mano, de dónde proviene, su antigüedad, etc. 
  • Lo más recomendable es acudir a una empresa especializada en repuestos donde realicen las revisiones necesarias a cada componente o en el caso de que se contacte con una persona particular, conviene ver o probar la pieza en directo para comprobar que se corresponde con el anuncio. 
Back to top