Skip to Content

Mantas cubrepiernas para moto, ¿sí o no?

moto por una carretera
No hay duda de que cuando las temperaturas empiezan a descender o por las mañanas en algunas zonas frías y húmedas, los desplazamientos en moto o scooter son ciertamente desapacibles. Por ello, una manta cubrepiernas es una solución idónea para moverse de una forma más confortable. 
 
Ya sabemos que los vehículos de dos ruedas son una fantástica opción para realizar trayectos, sobre todo por ciudad, ya que es un medio práctico y muy rápido. Sin embargo, es preciso contar con el equipamiento adecuado, donde no sólo el casco o los guantes son imprescindibles, sino que una manta térmica para moto es una prenda que ayuda a guardar el calor y proteger frente a la lluvia y el viento. De esta forma, las piernas están protegidas durante los trayectos, no sólo de posibles golpes, sino también de la humedad y el frío. 
 

Ventajas de las mantas para moto 

  • Uno de los principales puntos positivos de las mantas térmicas para moto es que actúan como aislante de una de las partes del cuerpo que se suele encontrar más desprotegida, como son las piernas. 
  • En la actualidad, es posible encontrar algunos modelos que incluyen un sistema antirrobo para que no sea necesario quitar y poner este accesorio cada vez que se deje aparcada la motocicleta. En estos casos, también actúan como una barrera protectora del asiento frente a la suciedad que se pueda depositar del exterior. 
  • El confort que aporta un cubrepiernas es notable, algo que incide en la posibilidad de conducir con una mayor comodidad. 
  • La impermeabilidad es otro de los beneficios de estos accesorios que impide que los pantalones y los zapatos se mojen cuando llueve. Gracias a ello, la manta se puede utilizar en cualquier época del año para no sufrir las molestias de llegar al punto de destino totalmente empapado. 
  • Además de cubrir parte del cuerpo, estas mantas también se colocan sobre determinadas zonas de la moto contribuyendo a reducir su deterioro con el uso continuado. 
 

Puntos negativos de las mantas térmicas para moto

  • Con bastante frecuencia los motoristas rehúyen de este tipo de accesorios porque rompen la estética de la moto, aunque en esta situación es preciso elegir entre ganar en comodidad o preservar el conjunto sin ningún obstáculo. 
  • Para muchos usuarios, las mantas cubrepiernas reducen la libertad de movimientos, sobre todo a la hora de sacar los pies con rapidez para ponerlos en el suelo en caso de emergencia
  • Cuando se circula en moto por carretera y se alcanzan altas velocidades, es probable que los laterales de la manta se muevan por el fuerte viento. Para evitarlo, lo más recomendable es comprar un modelo que incorpore zonas rígidas en los extremos. 
  • Según donde se encuentre el depósito para echar gasolina, las mantas para moto son un estorbo para acceder al mismo. En el momento de parar a repostar será necesario desmontar el cubrepiernas o enrollarlo. 
 
Después de analizar los principales pros y contras de las mantas térmicas para moto, la valoración general es positiva. Sus ventajas son tales que los inconvenientes quedan en un segundo plano y se pueden solventar con un poco de práctica, así como eligiendo un modelo que se pueda instalar de una forma rápida y sencilla. 
Back to top