Skip to Content

Tipos de carné de moto y edades para conseguirlo

Primer plano del faro de una moto Scooter
Desde edades muy tempranas, muchos sueñan con experimentar en primera persona esa sensación de libertad que, a diferencia de los coches, proporcionan las motos. Si se sigue el orden establecido, a los 21 años, los amantes de los vehículos de dos ruedas podrán disfrutar con la conducción de cualquiera de ellos, tenga la cilindrada que tenga. Pero antes, deberán superar una serie de pruebas y acreditar cierta experiencia.
 
En España, la obtención del carné de moto sigue un orden escalonado: se requiere de una edad mínima y cierta experiencia para poder optar a un determinado segmento de motos. Es decir, para conducir motos grandes y de potencia máxima, es necesario acumular varios años de experiencia a lomos de vehículos menores, además –claro está- de contar con el seguro de motos obligatorio. Pero esto no quiere decir que para adquirir una categoría haya que disponer de todas las anteriores: se puede aspirar, por ejemplo, al A1, que una vez aprobado nos autoriza a conducir las motos para ese documento y todas las de categorías inferiores. 
 
Esta clasificación de tipos de carnet se divide, a su vez, en carné de conducir motos con marchas (que autoriza a conducir las de marchas o automáticas) y el carné de conducir motos automáticas (solo para las de cambio automático).

La edad mínima para cada moto

La edad mínima para optar al carné de moto varía según la potencia del vehículo:
  • Con 15 años: categoría AM (hasta 50 cilindradas).
  • Con 16 años: categoría A1 (hasta 125 cilindradas).
  • Con 18 años: categoría A2 (potencia máxima de 35 kilovatios).
  • Con 20 años: categoría A (todo tipo de motos).
  • Con 21 años: categoría A para vehículos de tres ruedas y cuadriciclos.
Permisos más habituales
 
Los 15 años es la edad mínima con la que se puede conducir una moto. A esta edad, sólo se puede optar a la categoría AM (lo que antiguamente era la licencia de ciclomotor). Muchos adolescentes recurren a este carné ya que es la única manera de poder conducir un vehículo de dos ruedas lo antes posible.
 
Pero el permiso al que aspira la gran mayoría es el A1 (para motos de 125 cilindradas). Con él, se pueden manejar todas las categorías inferiores. Además, si después se quiere obtener la categoría B (coches), solo hay que examinarse de la parte práctica, lo que ahorra tiempo, esfuerzo y dinero. También existe esa posibilidad a la inversa, es decir, aprobar primero el de coche para luego optar al de moto sin necesidad de superar ningún examen extra. Eso sí, hará falta tener acumulados al menos tres años de experiencia en la carretera.
 
Para los amantes de las motos grandes
 
Existen dos categorías totalmente prescindibles para la inmensa mayoría de los conductores, pero indispensables para los amantes y apasionados de las motos grandes: A2, cuya edad mínima para conseguirlo son los 18 años; y A, que exige dos años de experiencia con el carnet A2 y que permite conducir cualquier moto de cualquier cilindrada. 
 
Suelen ser motos de gama alta y con todas las prestaciones, por lo que conviene contar con un seguro de moto a todo riesgo con franquicia. Con este sistema, el asegurado solo paga una cifra preestablecida en caso de siniestro, la denominada franquicia.
Back to top