Skip to Content

¿Qué diferencia hay entre una moto y un ciclomotor?

Aunque se trata de vehículos de dos ruedas, una motocicleta y un ciclomotor no son un mismo vehículo, pero, ¿qué diferencia hay entre una moto y un ciclomotor? Tanto a nivel de mecánica y funcionamiento como de conducción, tienen características muy diferenciadoras, y así lo atestigua un ejemplo muy claro, la póliza de seguro de ambos vehículos tiene unas coberturas radicalmente diferentes.

En efecto, una motocicleta y un ciclomotor son vehículos tan diferentes que, incluso, las aptitudes requeridas para su conducción difieren, tanto en conocimientos teóricos como prácticos.

Para empezar a analizar qué diferencia hay entre una moto y un ciclomotor, cabe destacar que este último ni siquiera está considerado por el Reglamento General de Vehículos como vehículo de motor. En España, su cilindrada está limitada a 50cc y su velocidad máxima no puede superar los 45 km/h. Además, no puede circular por autopistas ni autovías y en las vías interurbanas, donde si les está permitido, deben hacerlo por el arcén.

Podríamos decir que el ciclomotor es un vehículo eminentemente urbano o para desplazamientos cortos, dado su bajo consumo en carburante y su facilidad, tanto a la hora de manejarlo como de estacionarlo.

Es destacable que, hasta 2007, no tenían la obligación de pasar la ITV. A partir de entonces deben hacerlo a los 4 años de su compra y, posteriormente, con una periodicidad de 2 años.

Para poder conducirlos, los requisitos son muy poco restrictivos, ya que, pasando una prueba psicotécnica y pagando la tasa estipulada, cualquier persona mayor de 15 años puede, aunque no podrá transportar un acompañante hasta cumplir los 18 años.

En cambio, una motocicleta, conocida habitualmente como moto, puede contar con 2 ruedas, pero también con 3, si dispone de sidecar. Su cilindrada debe ser superior a los 50cc, aunque existen modelos de incluso 1.200cc. Su motor, que, generalmente, es de 2 o 4 tiempos, debe ser capaz de propulsarla a una velocidad máxima superior a los 45 km/h.

Dada la amplitud de motores y potencias disponibles para equipar las motocicletas, la normativa estipula varios tipos de carnets, en función de la edad, la experiencia y los conocimientos del conductor.

Por su diseño, las motos pueden ser muy diferentes. Podemos encontrar modelos tan llamativos como la Chopper o la Custom, o las más tradicionales deportivas. También difiere mucho su aspecto, dependiendo de para qué superficie están destinadas a rodar: las de carretera, las de cross, o las de trial son claros ejemplos de motos muy distintas.

En definitiva, para saber qué diferencia hay entre una moto y un ciclomotor, podemos asegurar que los ciclomotores son vehículos destinados a desplazamientos cortos, que tienen un mantenimiento barato y requieren para su manejo unos conocimientos muy básicos. En cambio, las motocicletas son vehículos mucho más pesados y dotados para grandes viajes. Además, deben ser manejadas por conductores con mayor experiencia y que, al contrario que los ciclomotores, deben haber superado un examen de conocimientos. Lo mismo sucede con los seguros para ambas, que ofrecen diferentes prestaciones y coberturas.

Back to top