Skip to Content

¿Me cubre el seguro si me roban la bicicleta del trastero?

bicicleta en un trastero
Podría decirse que el pedaleo está viviendo una de sus mejores épocas en la actualidad. Cada vez son más las personas que se suman a desplazarse por ciudad de esta manera o a practicar ciclismo para mantenerse en forma. Tanto en un caso como en otro, se pueden adquirir modelos de calidad cuyo precio alcanza los miles de euros. De ahí que sea interesante suscribir un seguro para bicicletas, ya que los ladrones son conscientes de su alto valor y suelen poner el foco para cometer la sustracción. 
 
Del mismo modo que se protege un coche o una vivienda, las pólizas para bicicletas ofrecen una serie de coberturas para poder disfrutar de esta forma de moverse sin complicaciones y minimizando los posibles riesgos. Estos seguros están diseñados principalmente para quienes utilizan la bici a menudo o cuentan con una de gran valor. Además de cubrir el robo, también es posible beneficiarse de otros servicios como asistencia en viaje, responsabilidad civil, defensa jurídica, daños a la bicicleta por accidente, gastos por hospitalización quirúrgica, etc. 
 

¿Cómo es el seguro para bicicletas?  

Al contratar un seguro para bicicletas pensando sobre todo en la cobertura de robo, lo idóneo es que la protección se extienda a cualquier espacio, tanto dentro como fuera de la vivienda. Así, las pólizas más completas ofrecen una indemnización cuando el hurto se produce dentro de la casa habitual o secundaria, así como en cualquiera de sus dependencias, incluido el trastero. 
 
Para solicitar a la compañía aseguradora la correspondiente compensación, es necesario que la bicicleta estuviera sujeta a un elemento fijo mediante un candado homologado. Esto significa que, aunque el seguro cubra la pérdida, hay que adoptar todas las medidas de seguridad necesarias para evitar que se produzca el robo. 
 
Del mismo modo, un seguro para bicicletas también es la mejor solución en caso de que la sustracción se produzca fuera de la vivienda. Al igual que en el supuesto anterior, la bici también debía contar con los sistemas antirrobo pertinentes. A la hora de comunicar el incidente, es preciso acreditar la posesión de un candado de seguridad homologado. 
 

¿Qué hacer si te han robado la bicicleta?

Aunque lo ideal sería no tener que enfrentarse a esta situación, cualquiera puede sufrir el robo de su bicicleta, en cuyo caso conviene saber cómo hay que actuar. El primer paso, al igual que cuando se pierden otros bienes, es denunciarlo en una comisaría de policía. Para ello es necesario presentar el DNI y la factura de la compra o  prueba de la propiedad de la bicicleta y del candado homologado o de seguridad, en caso de que aún se conserve. Este último papel es de gran importancia para justificar en la denuncia el valor de la bici. También se debe señalar la marca, el modelo y todas las características que sea posible, incluyendo el número de serie.
 
El siguiente paso es avisar a la compañía aseguradora, ofreciendo todos los datos que sean necesarios para explicar en qué circunstancias se ha producido el robo. Mientras se realizan los trámites correspondientes, es aconsejable estar pendiente de las aplicaciones y webs especializadas en venta de productos de segunda mano, ya que suelen ser un recurso bastante utilizado por los ladrones debido a la falta de control que caracteriza el proceso de compra venta. 
Back to top