Skip to Content

Los animales más raros que puedes ver en un viaje por América

tamarino león dorado
Dentro del conjunto del reino animal, las especies más raras son las que suelen despertar una mayor curiosidad, sobre todo, por su aspecto. Al igual que otras más comunes, éstas también viven y se desarrollan en entornos naturales particulares que influyen de forma directa en su supervivencia. Por ello, en lo que respecta a los humanos es fundamental respetar siempre los ecosistemas de cada lugar, sin olvidar el cuidado de la naturaleza. De este modo, todos los animales pueden continuar su existencia sin riesgo a que se encuentren en peligro de extinción. 
 

La fauna más rara en Iberoamérica 

  • Tamarino león dorado. Es una especie exótica de mono originaria de Brasil que se caracteriza por una abundante melena de color dorada. Suele medir entre 35 y 40 centímetros de longitud y tiene una larga cola. Por desgracia, esta especie corre un grave peligro de extinción como consecuencia de la deforestación, llegando en la actualidad a quedar solo mil tamarinos en estado silvestre. 
  • Sapo con pico. Éste es uno de los animales más raros que se pueden encontrar en Colombia debido a su nariz fina y alargada. También conocido como Sapo Simpson, su piel es de diferentes tonos para pasar desapercibido entre las hojas por donde se mueve. 
  • Cóndor andino. También es posible encontrarse con aves ciertamente particulares como este caso. Se trata de un pájaro que se puede ver en Bolivia, Chile, Colombia y Perú. Su aspecto es de color negro y tiene plumas blancas alrededor del cuello y en las alas. Es curioso porque su cabeza es calva y de color rojo, aunque puede cambiar de tono según su estado emocional. El cóndor andino es una de las aves voladoras más grandes del mundo, llegando a medir hasta casi un metro y medio de altura y pesar en torno a los 11 kilos. 
  • Rana de cristal. Este nombre se debe a su aspecto transparente que la hace totalmente diferente de otras especies, aunque también presenta puntos de color verde oscuro por todo el cuerpo. Gracias a su piel casi translúcida es posible contemplar a simple vista su corazón, los intestinos, el estómago o el hígado. 
  • Guanaco. Tiene un parecido muy razonable con las llamas y también comparte con ellas su capacidad para adaptarse a entornos con un clima adverso. Una de sus particularidades radica en que puede llegar a correr a una velocidad de casi 65 km/h. 
 

Las especies más extrañas de América del Norte 

  • León marino de California. Aunque su comportamiento se asemeja más al de las focas, a diferencia de éstas, el león marino cuenta con dos patas que le permiten andar por tierra firme. La mayor parte de su vida transcurre en el agua, siendo capaz incluso de dormir en ella. Además, como curiosidad, estos animales tan raros pueden pasar largas temporadas casi sin comer, en cuyo caso se alimentan de piedras para matar el hambre. 
  • Lobo gris. Para ver en su estado más puro a este animal es preciso desplazarse a Alaska, Michigan, Minnesota o Wisconsin. A pesar de ser un animal carnívoro, el lobo gris no ataca a las personas. Su aspecto es bastante similar al del Husky siberiano, con un pelaje largo en color blanco y grisáceo. 
  • Palmeria dolei. Es una especie de ave que se encuentra en peligro de extinción y que solo se puede encontrar en la isla de Maui (Hawái). Este pájaro es especialmente bonito ya que presenta multitud de tonalidades, mezclando el negro con las plumas naranjas, rojizas y doradas. 
Back to top