Skip to Content

Adopción de mascotas: pasos a seguir

manos sujetando la cara de un perro

Si decides adoptar un animal, antes de comenzar con todos los trámites es preciso analizar algunos aspectos, como por ejemplo el tiempo que le podrás dedicar, el espacio que tienes en casa para que se sienta cómodo o el dinero que deberás gastar en su cuidado. Adoptar una mascota supone un compromiso por parte del dueño para poder mantener al animal durante toda su vida. Por ello, dado que un animal de compañía no es un juguete, conviene valorar lo que esta decisión significa en el día a día.

Los requisitos que debe cumplir una persona que quiera adoptar una mascota hacen referencia a ser mayor de edad y residir en una vivienda, ya sea en propiedad o alquilada. En este último caso, será preciso revisar el contrato de arrendamiento para comprobar si el dueño prohíbe la tenencia de animales en el inmueble. 

¿Cómo adoptar una mascota? 

Es cierto que cada protectora o asociación de animales establece unas pautas diferentes a la hora de adoptar una mascota, pero a grandes rasgos hay que tener en cuenta lo siguiente: 

  • Las protectoras suelen realizar una pequeña entrevista a la persona que quiere adoptar para valorar si es apta o no. Además, en el caso de que ya viva otro animal en casa, será necesario llevarlo para comprobar si es compatible con el futuro miembro de la familia.
  • Si las adopciones son de perros, se entregan a sus dueños con las correspondientes vacunas, desparasitados, esterilizados, con la prueba de leishmaniosis y con el correspondiente microchip.
  • Es obligatorio firmar un contrato de adopción a través del cual el dueño se compromete a determinados aspectos, como por ejemplo a cuidar del animal, devolverlo a la asociación en caso de que no pueda hacerse cargo del mismo, no utilizarlo para la reproducción exclusivamente, etc. En caso de incumplir algún punto de este contrato, el animal volverá a la protectora.
  • Al adoptar un animal es necesario abonar una cantidad de dinero como concepto de donación a la asociación y para cubrir los costes de la mascota que se adopta (microchip, vacunas, veterinario, etc.).
  • Las mascotas también se deben registrar en el ayuntamiento de la ciudad de residencia. En algunas comunidades autónomas es preciso pagar una cuota al realizar esta gestión, pero en caso de no hacerlo, el dueño se puede enfrentar a una multa.
  • Durante las primeras semanas, es probable que la protectora realice un seguimiento del animal para evaluar si se adapta bien a la nueva familia.
  • Es recomendable llevar a la mascota al veterinario para que realice las pruebas pertinentes y confirme que se encuentra en buen estado. Asimismo, en el caso de los perros, además de la vacuna de la rabia, también conviene poner otras, como la del moquillo o la de la hepatitis.
  • A pesar de que la asociación en la que se realice la adopción debe informar al futuro dueño de cualquier patología que tenga el animal, así como de su carácter, siempre es aconsejable preguntar todas las dudas que se tengan.
  • Si la mascota que se va a adoptar es un perro considerado potencialmente peligroso es obligatorio también contratar un seguro de animales que incluya responsabilidad civil a terceros y obtener una licencia para poder tener este tipo de mascotas. Para conseguir este permiso es necesario ser mayor de edad, superar un test psicotécnico y no tener antecedentes penales.
Back to top