Skip to Content

¿Debería contratar un seguro para cachorros?

Cachorros de Golden Retriever
Los perros. El mejor amigo del hombre. Han estado ligados a los humanos desde tiempos inmemoriales, cuando se consiguieron domesticar a los lobos que acechaban las aldeas en las que sobrevivían nuestros antepasados. Si pones uno en tu vida, pon también un seguro para cachorros.
 
Casi todos sabemos que cuando un perro es un cachorro es un periodo de tiempo determinante para conseguir que el peludo se convierta en algo deseable, pero no todos llegan a hacer los esfuerzos necesarios para asegurarlo. Lo primero es garantizar su salud: vacunar a un cachorro es fundamental para que crezca sano.

Cuestión de hábitos
Cómo educar a un cachorro es otro punto álgido al adoptar a un perro. Los cachorros a menudo tienen su propia adorabilidad que juega en su contra. Aunque suena contradictorio, sus dueños prefieren pasar tiempo jugando con ellos (a menudo grabando vídeos de sus perrerías) antes que enfocarse en la educación o socialización que necesitan tanto ellos como el resto de la sociedad.
 
No queremos decir por esto que un cachorro se le deban negar sus juegos. De hecho, son un papel fundamental para que el perro crezca sano y sociable. Sin embargo, no nos podemos limitar únicamente a ellos. Los animales domésticos nos necesitan para comprender el mundo, saber qué y qué no pueden hacer; o por qué está mal orinar en la alfombra.
 
Antes que ser abusivos con ellos porque no hayan ‘venido de fábrica’ como nos habría gustado, debemos asumir que criar a un animal no va a ser el camino de rosas que habíamos creído y que conseguir el perro deseado conlleva trabajo y esfuerzo.
 
Además, tenemos que asumir que el cachorro va a hacer alguna de las suyas mientras sea pequeño. Ya sea roer las patas de nuestro sofá favorito o dejar un regalito en un lugar estratégico esperando a ser pisado, todo es parte del crecimiento. Hay que tener cuidado en ocasiones así para no saltar con violencia y causar confusión al perro.
 
Digamos que aprendemos a aceptar las trastadas del nuevo y peludo miembro de nuestra familia. Hasta aquí todo bien. La complicación, sin embargo, puede ver si esas travesuras tienen consecuencias que repercutan en la salud del perrito como, por ejemplo, ingerir algo tóxico o lesionarse al inspeccionar rincones de la casa no aptos para él. Ahí es cuando la urgencia veterinaria se hace patente y el seguro para mascotas imprescindible. Los Seguros de Mascotas MAPFRE son ideales en estos casos.
 
¿Qué cubre la mayoría de los seguros para cachorros?
 
Estos suelen cubrir las dos mayores causas de consternación en dueños nóveles. En primer lugar, cubren la responsabilidad civil por los daños personales y materiales que ocasione a terceros. Afrontémoslo, es más posible que sean daños materiales que un ataque directo a otra persona.
 
Lo segundo que cubren los seguros de cachorros es la asistencia veterinaria. MAPFRE cuenta con una red de clínicas concertadas para asegurar que nuestro querido compañero está bien cuidado y con los tratamientos que necesita. Si no se acude a estos centros, también se ofrece el reembolso de las facturas que nos marque nuestra clínica preferida.
 
Si nuestro cachorro es un perro de raza potencialmente peligrosa (es decir, un perro que por sus condiciones físicas sea capaz de crear lesiones graves) tendremos que contar con un seguro de responsabilidad civil. Algunas comunidades autónomas, como Madrid o el País Vasco, también hacen obligatorio este tipo de seguro para los perros. 
 
Si tienes un cachorro y quieres un seguro para él, lo más recomendable es esperar a que cumpla los tres meses y optar por un Seguro para Mascotas que le acompañe desde ese momento hasta los nueve años de vida. De esta manera, cada año junto a tu perro será disfrutado con la máxima tranquilidad.
 
Y sin duda, recalcar que lo más importante a la hora de criar un cachorro es su educación, especialmente durante su primer año. Requieren cariño y socialización con otros perros y otras personas para que no sean huraños o agresivos.
 
Entonces, una vez que tengamos asegurado nuestro pequeño can podremos encargarnos de mimarle y grabar todos los vídeos que queramos, sabiendo que cualquier daño que puedan causar o cualquier accidente que puedan tener estará cubierto por la póliza. 
Back to top