Skip to Content

Requisitos para viajar con tu mascota en avión

perro en un transportín al lado de una maleta con las etiquetas de equipaje
Gracias a las facilidades que ofrecen la mayoría de compañías de transportes, en la actualidad es posible viajar con una mascota a cualquier parte del mundo. Los animales de compañía se consideran un miembro más de la familia y por ello, son muchas las personas que deciden embarcarse a conocer nuevos lugares con ellos. 
 
Probablemente el avión sea uno de los medios de transporte que más dudas suscita sobre la posibilidad de albergar animales en los desplazamientos e incluso desconfianza en los dueños sobre si la mascota llegará al punto de destino en perfectas condiciones. Para tranquilidad de quienes estén pensando en planificar un vuelo acompañado de un animal, es necesario destacar que éste puede viajar por aire sin ningún problema siempre que se cumplan con los requisitos que establece la aerolínea y el país de aterrizaje. 
 

Viaja con tu mascota en avión sin sobresaltos

  • Antes de tomar la decisión de viajar con tu mascota surcando el cielo es importante asegurarse de que la aerolínea con la que pretendes realizar el trayecto permite hacerlo con animales. Dado que las compañías no están obligadas a aceptar perros, gatos o cualquier otra especie en sus aviones, te recomendamos visitar la información de su web o llamar directamente a atención al cliente para consultar esta cuestión. 
  • En el supuesto de que sea viable volar con un animal de compañía, el segundo paso consiste en informarse sobre la normativa que se establece. En la mayoría de los casos es necesario pagar un billete de avión para la mascota que generalmente requiere una aprobación especial y además, también se debe abonar un recargo por transporte de animales domésticos en cada trayecto. 
  • Durante el vuelo, en función del tipo de animal y de su tamaño, podrá viajar en bodega o en cabina. En el primer caso, un requisito indispensable para viajar con una mascota en avión es llevarla en un transportín adecuado que sea resistente, cómodo y con ventilación. Es bastante habitual que las compañías aéreas establezcan limitaciones en el número y tamaño de transportines que los aviones pueden portear, por lo que es aconsejable solicitar una autorización cuando el trayecto esté confirmado. En otro supuesto, para que el animal viaje en cabina, su peso no puede superar comúnmente los 8 kilos, incluyendo la jaula o la bolsa donde vaya situado; las medidas del recipiente se deben ajustar a unos máximos establecidas y es preciso asegurarse que la mascota no causará ninguna molestia al resto de pasajeros.
  • Al igual que las personas, las mascotas también deben viajar con su documentación correspondiente. Aunque cada país establece sus propias normas respecto a los documentos que deben acompañar a los animales domésticos, en los desplazamientos dentro del territorio nacional, tan sólo es obligatorio la cartilla sanitaria oficial. En vuelos a otros países de la Unión Europea, es preceptivo llevar el pasaporte veterinario, excepto en Finlandia, Malta y Reino Unido, donde también exigen que los perros hayan sido vacunados contra la tenia entre 5 días y 24 horas antes. 
  • Antes de viajar con tu mascota en avión es fundamental no ofrecerle grandes cantidades de comida o bebida y si es posible, conviene mantenerla en ayuno durante las dos horas previas al inicio del viaje. Es preciso considerar que durante el trayecto, el animal no podrá hacer sus necesidades. 
 
Durante las semanas previas al viaje es aconsejable preparar al animal utilizando el transportín de diferentes maneras para que se vaya acostumbrando a esa posición. Del mismo modo, en la planificación también es interesante considerar la contratación de un seguro para mascotas con el fin de cubrir cualquier problema que surja. 
Back to top