Skip to Content

Santuarios de animales, ¿en qué consisten?

tres cabritas se acercan a su madre junto a un establo
Cada vez más la sociedad está adoptando una mayor conciencia por el respeto animal y en contra del maltrato de estos seres. Como consecuencia de esta percepción surgieron los santuarios de animales, cuya principal misión es ofrecer un refugio a los que se encuentran más oprimidos y desfavorecidos para que puedan vivir a salvo en un lugar especial.  
 
En la mayoría de los casos, estos refugios acogen a animales que han sufrido algún tipo de maltrato y a diferencia de las protectoras, en estos lugares se suelen quedar durante toda su vida, ya que por norma general no ofrecen la posibilidad de darlos en adopción. 
 
En un santuario de animales se pueden acoger todo tipo de especies, pudiendo existir algunos que están especializados en determinadas clases de animales. Así, entre los más peculiares se pueden destacar los refugios de mariposas, delfines, luciérnagas, caballos o animales provenientes de circos. En cualquier caso, los más comunes albergan animales característicos de granjas, como por ejemplo gallinas, vacas, cerdos, ovejas, cabras, conejos, etc. 
 

¿Cómo funcionan los santuarios de animales? 

Gran parte de estos refugios están ubicados en terrenos alejados de la ciudad, en muchas ocasiones en localizaciones desconocidas para evitar que se produzcan robos o agresiones a los animales que se encuentran dentro. 
 
En cuanto a la gestión de los santuarios de animales se lleva a cabo normalmente por voluntarios. En el caso de que se trate de espacios especializados, también cuentan con la ayuda de veterinarios o personas que conocen en detalle el organismo de estas especies. Por lo tanto, todo el mundo que esté interesado en colaborar en el cuidado de animales puede ponerse en contacto con alguno de estos centros. 
 
Respecto a la financiación, casi siempre supone un importante problema para estos albergues para animales. Dado que la alimentación y los cuidados representan un coste elevado, los santuarios de animales consiguen subsistir gracias a las donaciones que realizan los particulares y las asociaciones en defensa de los animales. Además, también es posible encontrar asociaciones que realicen actividades para recaudar fondos como por ejemplo crear un club de socios, organizar eventos, planificar visitas guiadas al refugio, etc. 
 
Por este motivo, estos espacios funcionan gracias a la colaboración de los voluntarios, sin ser posible tener personal contratado. No obstante, las personas que desean cooperar en proyectos de este tipo, además de ofrecer su trabajo, también pueden contribuir ofreciendo material necesario para el cuidado de los animales. 
 

Beneficios de estos santuarios para los animales 

A estos lugares llegan los animales que han sufrido algún maltrato, han sido explotados o abandonados para ser cuidados y respetados. En un santuario de animales, éstos pueden habitar libres y en un entorno rodeado de naturaleza. Podría decirse que estos centros ofrecen una segunda oportunidad para que estos seres puedan vivir tranquilamente sin correr ningún riesgo hasta el fin de sus días. 
 
Gracias a la labor de los voluntarios, todas las necesidades básicas en cuanto a alimentación, alojamiento y cuidados están cubiertas. Pero además, los animales también reciben el cariño y la atención que en otros momentos de sus vidas les ha faltado. 
 
Si te preocupa el cuidado de los animales, puedes colaborar con algún santuario para poner tu granito de arena. O si por otro lado, prefieres cuidar a los tuyos en casa, no olvides contar con un seguro para mascotas que te ofrezca todas las garantías para que tu animal de compañía esté siempre a salvo. 
Back to top