Skip to Content

10 tips para adiestrar cachorros

Dos perros yorkshire terrier cachorros en una cuna de madera
Para quienes aman a los animales no hay nada que represente más a la ternura que un pequeño y peludo cachorro. Sin embargo, es importante saber que a pesar de que los cachorros son adorables, divertidos y los mejores acompañantes que podemos tener, criarlos no es tan sencillo como muchos podrían pensar. De hecho, adiestrar cachorros es algo que conlleva mucho trabajo y sobre todo mucha responsabilidad.
 
Con independencia de si compras a tu mascota en un criadero o si decides adoptarlo de una protectora, si quieres que tu cachorro se convierta un perro bien educado, necesitarás invertir tiempo, pero sobre todo tener mucha paciencia y mucho amor para dar. Sin embargo, si no te rindes, tu esfuerzo dará frutos.  Recuerda que, si no entrenas bien a tu mascota, más pronto que tarde se convertirá en un perro problemático que nadie querrá tener cerca, ni siquiera los demás animales.
 
Para adiestrar cachorros también es importante que estudies bien la raza a la que pertenecen. Recuerda que cada raza es diferente. Lo que significa que lo que funciona en un perro, puede que no funcione en otro. Cada tipo de cachorro necesitará de un entrenamiento específico para que pueda desarrollarse adecuadamente. Por ello es esencial que te instruyas primero.
 
Si quieres adiestrar a tu perro, debes establecer una buena relación con él. Pero no solo se trata de esto. Debes aplicar algunas técnicas para que realmente aprenda lo que le enseñas. Estos son los mejores tips para lograrlo. 
 
1. Establece reglas claras desde el principio
 
Es importante que sepas que debes establecer reglas claras para tu cachorro desde el primer día que llega a casa. De esta manera será más fácil que se acostumbre a ellas. Pero debes tener en cuenta que estas reglas deben ser fáciles de seguir y entender. Si quieres que solo esté en un área de la casa, ponle límites. Estos pueden ser barreras físicas.
 
También es importante que no contradigas tus propias reglas. Ya que, si tú mismo las rompes, él no entenderá que está mal lo que hace. Por ejemplo, si no quieres que el cachorro te pida comida en la mesa o mientras comes algo, nunca le des comida adicional de tu plato. 
 
2. Acompáñalo a hacer sus necesidades mientras se acostumbra

Lo mejor para los cachorros es que puedan hacer sus necesidades en el exterior. Sin embargo, sabemos que no todo el tiempo será posible llevarlo afuera. Para ello el mejor aliado es el periódico. Para adiestrarlo a hacer sus necesidades allí, debes esparcir los periódicos en el rincón de la casa que hayas designado para ello. Poco tiempo después de que el cachorro haya comido, llévalo hasta esa zona y acompáñalo hasta que haga sus necesidades. Y una vez que lo haga alábalo varias veces. 
 
3. Recompénsalo por su buen comportamiento
 
Adiestrar cachorros sin utilizar recompensas es bastante difícil. La ventaja es que la mayoría de los perros reaccionan muy bien a las recompensas de comida. Sin embargo, también hay que tener cuidado con ellas porque si se trata de ‘golosinas’, podría ser perjudicial para su salud. Por ello es importante que estas recompensas sean pequeñas. 
 
Pero también hay cachorros que reaccionan mejor a los juguetes. En estos casos puedes recompensar a tu mascota con un juguete que le guste, como una pelota, un hueso, una trenza para apretar y aflojar, entre otros. Una desventaja es que para las recompensas con juguetes se necesita invertir más tiempo. Además, la actividad podría entusiasmar demasiado al cachorro y hacerlo perder la concentración en el entrenamiento. 
 
4. Asegúrate de que tu cachorro sabe que tienes un premio para él 
 
No todo el tiempo es necesario que tu cachorro sepa de antemano que vas a recompensarlo por algún buen comportamiento. Pero al momento de enseñarle a sentarse o a recostarse es buena idea que vea lo que le darás. Esta es una manera de estimularlo a hacer lo que le pides. Además, irá aprendiendo que será recompensado cuando siga órdenes.
 
5. Elogia a tu cachorro verbalmente
 
Pero no solo debes recompensar a tu cachorro con comida. También debes aplicar elogios verbales cuando haga algo bien hecho. Debes hacerlo con una voz aguda y amable. Ten en cuenta que todos los cachorros tienen una buena reacción cuando se les habla con un tono alegre y cariñoso. El tono de voz es importante en todo momento. Por ello también debes saber que tienes que usar una voz severa cuando el cachorro te desobedezca. Un elemento clave del adiestramiento es lograr que tu cachorro pueda diferenciar entre la voz que lo recompensa y la que lo reprende.  
 
6. Crea una rutina diaria para enseñarle trucos
 
Adiestrar cachorros será complicado si no estableces una rutina, en especial para enseñarle trucos. Si este es tu caso, debes crear una rutina de juegos con tu mascota de entre 10 y 20 minutos al día. Cuando tu cachorro ya se sienta cómodo, podrás comenzar a enseñarle trucos sencillos. Es importante tener mucha paciencia. Recuerda que es muy probable que no logres nada las primeras veces. Trata de incluir cosas nuevas y divertidas en cada una de las sesiones para que el perro no se aburra y tú tampoco. 
 
7. Ignóralo durante varios segundos después de morderte
 
Los cachorros suelen morder demasiado cuando están jugando. El problema es que ellos no son conscientes de cuán fuerte pueden morder. Es importante que lo dejes mordisquearte, pero debes poner límites para que aprenda a controlarse. ¿Cómo? Si te muerde fuerte debes quejarte. Bastará con un pequeño grito. Al hacerlo el cachorro se sobresaltará y dejará de morderte. Pero no solo esto, debes ignorarlo durante unos cuantos segundos. Unos 20 serán suficientes. Pasado ese tiempo debes retomar el juego. Debes repetir el mismo ciclo. De esta manera le dejarás claro que mientras sea delicado seguirás jugando. De lo contrario, te detendrás. 
 
8. Repréndelo verbalmente si ha mordisqueado algo que no debería
 
Así como debes elogiarlo verbalmente cuando hace algo bien, cuando haga una travesura más allá de los límites de juego aceptados por ti, debes reprenderlo de manera severa, pero sin maltrato. Jamás debes aplicarle un castigo físico. En especial porque muchas veces lo que hacen mal, lo hacen por desconocimiento. Por esta razón debes reprenderlo con palabras.
 
9. No lo llames para castigarlo
 
Esto es sumamente importante. Si tu cachorro se ha comportado mal, no debes llamarlo para castigarlo. Eres tú quien debe acercarse a él para reprenderlo. Si lo llamas, él asociará que cuando va hacia ti recibirá un castigo. Esto hará que desconfíe de tu llamada y que se vuelva temeroso.
 
10. Abréle las puertas de la casa
 
Una vez que ya le has enseñado dónde debe hacer sus necesidades, puedes permitirle que conozca toda la casa. Lo más recomendable es que le abras una puerta a la vez y que lo haga bajo supervisión. Así te asegurarás de que no haga ningún desastre en alguna habitación. Puedes optar por colocarle la correa durante el proceso de exploración para que no se meta en problemas. 
 
Y como último consejo: opta por la tranquilidad de contratar un Seguro para Mascotas, fundamental para disfrutar a plenitud la experiencia de adiestrar a tu cachorro sin preocupaciones.
Back to top