Skip to Content

¿Son necesarias las vitaminas para caballos?

Tres caballos marrones
Tal como sucede con la mayoría de las especies, los caballos necesitan un aporte equilibrado de nutrientes para recibir la energía necesaria. Estos nutrientes suelen llegar a través de la alimentación. Sin embargo, aunque tratemos de alimentar a los equinos de la mejor manera posible, aquí es donde las vitaminas para caballos juegan un papel fundamental.
 
Ahora bien, los caballos necesitan vitaminas en pequeñas cantidades. No obstante, es importante tener en cuenta que los requerimientos vitamínicos deben modificarse en base al peso corporal, edad, estado productivo o fisiológico, o incluso la enfermedad del animal. Hoy en día encontramos todo tipo de vitaminas para caballos en el mercado, pero eso no significa que se deban comprar todas sin saber si el animal lo requiere o no.
 
Las vitaminas para caballos han permitido la reducción de algunas enfermedades en los equinos. Esto explica el por qué se han convertido en el nutriente más vendido. Sin embargo, también parece ser el que peor se utiliza. Las vitaminas deben ser un suplemento en la alimentación de los caballos y de ninguna forma debería suplantar la alimentación equilibrada.
 
Existen algunas vitaminas para caballos más importantes que otras. Y, si tu caballo necesita alguna de ellas, por lo general quedará evidenciado de alguna forma. A continuación, te presentamos 10 formas en las que puedes saber si a tu caballo le faltan vitaminas.
 

1. Tiene ceguera nocturna

Si tu caballo comienza a sufrir de ceguera nocturna probablemente necesite vitamina A. Esta vitamina juega un papel fundamental en la visión. Por ello es esencial que tu caballo cuente con la cantidad necesaria. Pero no solo esto. La vitamina A también es vital en el proceso de reproducción: desde la diferenciación celular, la embriogénesis, el nacimiento del potro hasta su crecimiento. 
 

2. Hiperqueratinización

La hiperqueratosis es una condición que se caracteriza por el engrosamiento de la capa externa de la piel, la cual está compuesta de queratina. Este problema también puede ser causado por una carencia de vitamina A en el organismo del caballo. 
 

3. Deformaciones del hueso 

Los problemas en los huesos son causados por falta de hierro y fósforo. Estos nutrientes se encuentran en la vitamina D, también conocida como vitamina antirraquítica. Se encarga de intervenir en la regulación del calcio y fósforo en el organismo, así como en su absorción intestinal y su excreción renal. También se dedica a la movilización del calcio y fósforo del hueso.
 

4. Cansancio muscular

Si notas que tu caballo comienza a sufrir de cansancio muscular y que siente intolerancia al esfuerzo, probablemente tenga deficiencia de vitamina E. Esta vitamina es conocida como la “vitamina antioxidante“, ya que protege las membranas celulares y los músculos. Es importante saber que esta vitamina actúa en sinergia con el selenio, un oligoelemento para moderar las oxidaciones celulares.
 

5. Falta de apetito

Algunas veces puede darse condiciones de anorexia o falta de apetito en el caballo. Esto puede deberse a una carencia de tiamina o vitamina B1 en el organismo. Esta vitamina es necesaria para la contracción muscular debido a que interviene en el metabolismo de los carbohidratos utilizados en la síntesis de ATP. 
 

6. Incoordinación muscular

Otro problema que podría presentar tu caballo y que podría ser consecuencia de la falta de vitaminas es la incoordinación muscular y los temblores. Si tu caballo sufre de estos problemas también podría tener carencia de vitamina del complejo B
 

7. Estrés 

Si tu caballo está demasiado estresado podría necesitar vitamina C. Por lo general estos animales no necesitan ser suplementados con esta vitamina porque tienen la capacidad de fabricarla en su hígado a partir de la glucosa. Sin embargo, si hay algo en su dieta que interfiera con su síntesis, es probable que la necesite de forma adicional.
 

8. Anemia

La anemia en lo caballos está caracterizada por un rendimiento inusualmente pobre, debilidad, letargo, depresión, pérdida del apetito, entre otros. Si las fuentes de material forrajero son muy malas, el animal podría sufrir de esta enfermedad. Esta condición puede darse por la falta de vitaminas del complejo B
 

9. Lesiones en la piel

En caso de que tu caballo comience a sufrir de lesiones en la piel o en el sistema digestivo, es probable que tenga una carencia de niacina o ácido nicotínico. Este es un componente del sistema enzimático que interviene en la diferenciación celular y se encarga de movilizar el calcio celular, la digestión de carbohidratos, proteínas y grasas. Si bien los signos de deficiencia no han sido demostrados en caballos, sí se ha hecho en otras especies. Y con base en esto se establece la necesidad de estos requerimientos.
 

10. Conjuntivitis

Los caballos, al igual que los humanos, pueden contraer conjuntivitis. Esta es una infección de la conjuntiva que puede ser ocasionada por diferentes factores. Sin embargo, la carencia de riboflavina o vitamina B12 podría tener una incidencia. Esta vitamina interviene en los mecanismos de defensa antioxidante y en el metabolismo energético del animal. Lo que significa que sin ella el caballo es más vulnerable a los agentes infecciosos que causan la enfermedad. 
 
Como ves, hay signos claros que pueden indicar que a tu caballo le faltan vitaminas, así que siempre es conveniente estar alerta, y mantener un control veterinario adecuado de forma rutinaria. No está de más recordar que es ideal que contrates un Seguro para caballos MAPFRE que te dé la tranquilidad de saber que tu animal está protegido en todo momento. 
Back to top