Skip to Content

Cómo alimentar a un caballo después de sufrir un cólico

alimentación caballo cólico

La alimentación en los caballos es fundamental, sobre todo, después de que hayan sufrido un cólico o cualquier otra dolencia de similares características. Cuando nos referimos a cólico, hablamos de un “dolor abdominal” que pueden incluir, entre otros síntomas que el caballo se tumbe, deje de comer, sude, o cualquier otra señal de dolor. La mayoría de las veces se resuelve sin tener que aplicar ningún tratamiento, pero sabes cómo alimentar a un caballo después de sufrir un cólico. Te proponemos algunas consignas. 

Si el caballo ha sufrido un cólico simple, cuando éste se produce no debe tomas ni siquiera agua. Cuando observamos que la mejoría es patente, debemos saber cómo alimentar a un caballo después de sufrir un cólico, por lo que es fundamental comenzar a introducir forraje hasta volver a instaurar la dieta normal. Dependiendo de la gravedad del cólico, tardaremos más o menos en volver a introducir la dieta normal, aunque hay ocasiones en las que ni siquiera podrá volver a ingerir cereales ni pienso.

No son las únicas directrices. Si queremos saber cómo alimentar a un caballo después de sufrir un cólico, hemos de tener claro que su dieta será muy diferente a las que tendríamos que seguir cuando el caballo haya sido operado. Es más, podemos diferenciar entre diversos tipos de cólicos, según su gravedad. Si la dolencia que sufra nuestro caballo no necesita cirugía, es importante que le proporcionemos hierba fresca o algún tipo de heno cuyo contenido en agua sea elevado. Posteriormente añadiremos pienso y cereales.

Si, por el contrario, es necesaria la cirugía,  debemos tener en cuenta que su recuperación será larga, aunque siempre dependiendo del tipo de cirugía al que haya sido sometido. En esos casos, suele resultar fundamental para saber cómo alimentar a un caballo después de sufrir un cólico, que el agua es el nutriente básico para hidratar al equino, y evitar, en todos los casos cereales, salvado o pienso. Otra opción es recurrir a los productos que podemos encontrar específicos para la postcirugía. En cualquier caso, no debemos olvidarnos de que en caso de situaciones más complicadas, será de gran ayuda contar con un seguro para caballos con las coberturas necesarias para estar mucho más tranquilos.

Back to top