Skip to Content

Todo sobre la cremación de mascotas

Caja de madera o urna de mascota con huella de perro
Dicen que las mascotas son los mejores amigos de las personas, son seres que pueden llegar a tener un mayor amor a su amo que el que tienen por sí mismos, forjando una relación que puede hacer muy doloroso el momento de su partida física y para despedirlos, más allá de conservar el recuerdo, existe el método de cremación de mascotas que incluso es una regulación legal hoy en día.
 
Algunos Seguros para Mascotas incluyen el servicio de cremación de mascotas entre sus coberturas, con lo cual no tendrás que preocuparte de nada en ese momento en que los sentimientos por despedir a tu mascota están a flor de piel. Esta es una de las principales diferencias entre un seguro y una iguala veterinaria.
 
Es evidente que nuestras mascotas se hacen un miembro más de la familia y por ello el día que parten no queremos simplemente ir a dejarlos en un contenedor de basura, muchos deseamos darles un final honroso y que nos ofrezca el mejor recuerdo. Por ello la gran mayoría de los servicios veterinarios municipales posee un sistema de hornos crematorios, que le permite a los dueños darles una muerte digna y que sus cenizas puedan ir a un recipiente contenedor especial con el fin que desee la familia.
 
Además, cuando un animal que fallece es catalogado de compañía, la Ley 10/98 de Residuos, Reglamento de Epizootias, de 1 de febrero de 1955, Real Decreto 2.224/1993 de 17 de diciembre, establece que debe iniciarse un proceso de recogida que es llevado a cabo por servicios privados que luego se ocupan de almacenar al animal en neveras para evitar focos de infección, envenenamiento de entornos y esperar a que sea dispuesto el fin último del cadáver.
 
 
Tipos de cremación de mascotas
 
Actualmente existen compañías dedicadas a ofrecer un servicio integral funerario para las mascotas, desde la recogida, la cremación, la deposición en una urna o contenedor y en algunos casos ofrecen hacer algún tipo de intervención artística de alguna pieza o escultura utilizando como base las propias cenizas del animal.
 
La cremación de mascotas puede ser individual o colectiva, todo dependerá de los recursos económicos con los que cuente el propietario del animal fallecido y que pueda costear uno u otro procedimiento. 
 
En España hay más de 20 millones de mascotas censadas y cientos de ellas que mueren cada mes por diversos factores. Luego de las regulaciones impuestas por ley se ha expandido por todo el país la instalación de hornos crematorios para animales y una urna para mascota puede llegar a costar más de 100 euros.
 
Un servicio que incluya la recogida del animal, un velatorio de una hora, la cremación y una urna básica puede llegar a costar 200 euros en el caso de ser un animal con un peso que no supere los 20 kilogramos, si su peso alcanza los 60 kilogramos el precio podría incluso duplicarse.
 
Algunas compañías ofrecen una especie de póliza de seguro funerario para mascotas, en la que aseguran un servicio integral por un importe anual que se puede pagar a plazos y sin intereses, que puede ser renovable cada año y llegado el momento no habrá sobreprecios sobre el servicio, además ofrecen descuentos a algunos elementos adicionales como urnas de diseño o alguna sesión fotográfica previa al deceso del animal.
 
Qué hacer luego con las cenizas
 
Cada quien decide cómo vivir su duelo, pero lo cierto es que podría tornarse muy difícil tener en casa una pequeña urna con las cenizas de aquel que fue tu compañero por muchos años y esto podría hacer más complejo el proceso de desapego de la mascota, por ello muchas personas optan por los cementerios para mascotas y en España hay varios de este tipo.
 
El cementerio de mascotas más conocido se ubica en Madrid y lleva por nombre “El Último Parque”, abrió sus puertas en 1983 y hoy reposan en él miles de compañeros peludos y muchas otras especies. También en Cataluña se encuentra el “L´ última llar”, que abrió sus puertas en 1997 y dos años más tarde inauguró un horno crematorio para mascotas, los servicios según los requerimientos de los dueños pueden alcanzar hasta los 300 euros.
 
También existe un cementerio para mascotas en Barcelona, que lleva por nombre “The loved ones” y funciona desde el año 1972, en este camposanto las sepulturas son individuales y tienen un coste anual ya que no son propiedades, sino más bien alquileres de fosas.
 
En general el entierro de una mascota podría significar para su dueño una inversión de unos 2.000 euros, una cantidad que puede ahorrarse el propietario en caso de querer mantenerlo en casa o llevar las cenizas a un lugar que pueda tener significado y esparcirlas o depositarlas allí.
 
La muerte de una mascota es un proceso difícil, complejo y puede llegar a afectar emocional y físicamente a una persona. De acuerdo con Gary Kowalski, autor del libro Adiós, Toby. Cuando muere tu mascota, “la muerte de una mascota es un asunto serio, con potencial para afectar de manera adversa la salud de una persona, la carrera y las relaciones”. Incluso este tipo de situaciones en personas mayores y niños pudieran requerir atención psicológica especializada.
 
En general la cremación de mascotas es el trato más digno que se le puede dar a ese fiel compañero una vez que parte de este mundo, y en España es un paso obligatorio, que puede costar más o menos si se decide hacer por medio de cremaciones colectivas o individuales, y en caso de que el dueño del animal desee conservar las cenizas, el tipo de urna que escoja y el destino final de las mismas.
Back to top