Skip to Content

Todo sobre la displasia de cadera en perros

Perro mastín napolitano adulto semitumbado
Cómo diagnosticar la displasia
 
Lo mejor es acudir al veterinario para salir de dudas. No tiene sentido añadir preocupaciones a tu día a día cuando puedes salir de dudas en un examen rutinario y una radiografía de cadera. Por no hablar de que tu mascota puede estar realmente incómoda.
 
Tu perro podría tener displasia, es decir, una anomalía en la articulación de la cadera. Puede estar causada por una predisposición genética, aunque factores como una mala alimentación, que derive en obesidad canina, podrían provocarla. 
 
Algunas señales de tu perro:
 
- Dificultad para mover las patas traseras y dolor al tocar la zona. 
- Tarda más tiempo de lo normal en levantarse.
- Al caminar, sus talones están más próximos de lo normal. 
- Rigidez a primera hora de la mañana.
 
Tratamientos
 
El objetivo es mejorar la calidad de vida del animal con estas guías. 
 
- Dieta severa y cambio de hábitos, como reducción del ejercicio físico para no sobrecargar la zona. Podría derivar en artrosis por sobrecargar la cadera. 
- Administración de antiinflamatorios, para descongestionar la zona. O tal vez un tratamiento con medicamentos que protejan el cartílago de la articulación. 
- En animales jóvenes, en la etapa más primaria de la displasia de cadera en perros, podría corregirse con técnicas quirúrgicas. 
- Artoplastia de cadera en perros mayores, que consiste en eliminar el cuello y la cabeza del fémur para evitar el dolor. 
- Para casos realmente graves, una técnica quirúrgica exitosa es la implantación de una prótesis total de cadera, sustituyendo las partes dañadas por una prótesis artificial. Aunque es un tratamiento costoso económicamente, sus resultados hacen que la inversión merezca la pena.   
- Algunas sesiones de fisioterapia para perros pueden ser realmente beneficiosas para mejorar la movilidad, cuidar la articulación y disminuir el dolor. 
- Los soportes de cadera, que favorecen el soporte de la pelvis del animal, ayudan a reducir el dolor. 
- Habilitar el espacio de la mascota como un dormitorio sin humedad ni frío.
 
Prevención en cachorros
 
Hay cachorros que nacen con predisposición genética, una herencia donde influyen varios genes, sobre todo en las razas más grandes, aunque mascotas que no pertenecen a razas “de riesgo” también pueden sufrirlo a lo largo de su vida, por eso lo mejor es prevenir cuanto antes:
 
- Debe tomar un pienso especial de acuerdo a su raza, que no tenga demasiadas proteínas ni minerales. 
- Elegir el juego frente al ejercicio. Y siempre evitando saltos o esfuerzos excesivos que den lugar a traumatismos en su etapa de cachorro. 
- Algunas razas tienen más propensión que otras a padecer displasia de cadera. Por ejemplo, la padecen el 72,6% de los Bull Dog, el 56,3% de los Dogo de Burdeos y más del 48% de los Mastín Napolitano, entre otras. Mientras que razas como el galgo prácticamente no presentan casos. En estos casos, lo mejor es vigilar la aparición de síntomas, que suele aparecer entre los 5 y los 6 meses. Si el perro ha cumplido dos años sin complicaciones, lo más seguro es que no desarrolle esta complicación. 

Consejos 
 
Si tu mascota tiende a desarrollar este problema, presta atención a su desarrollo y no fuerces su crecimiento. Además, si quieres prevenir el sobrepeso en el animal, tan importante es una nutrición adecuada como una vida activa, sin exceso de ejercicio. 
 
¿Has probado a viajar con tu perro, por ejemplo con una excursión a la playa, para reducir su estrés y ofrecerle una sesión en contacto con la naturaleza? Os encantará vivirlo juntos. 
Back to top