Skip to Content

Cómo elegir la mejor residencia de mascotas

perro en una maleta
La preocupación de muchos dueños a la hora de irse de vacaciones es asegurarse de que sus mascotas están siempre bien, incluso en su ausencia. Sin embargo, muchos dudan de las residencias de mascotas, ya que creen que los animales lo pasarán mal, echándoles de menos. A menudo, esto origina sentimientos de culpabilidad, al pensar que el perro estará enfadado con ellos por “haberle abandonado”. 
 
Aunque los perros nos quieren y sin duda nos echan de menos en nuestra ausencia, esto no es tan drástico como muchos dueños creen. Los animales viven principalmente en el presente: el pasado no les atormenta ni el futuro les preocupa en demasía. Si están en un sitio donde están bien atendidos, cuidados, alimentados y entretenidos, volverán contentos.
 
También hay que recalcar que los perros son animales sociales y gregarios. A menudo vivir en una residencia con otros muchos perros les dé la oportunidad de conocer a otros con los que pasar un buen rato, haciendo amigos. Además, los profesionales que se encargan de las residencias estarán vigilando atentamente para que no haya peleas y minimizarán los percances.
 
Cada perro tiene su periodo de adaptación a un nuevo entorno. Algunos estarán joviales desde el primer momento, mientras que otro puede tardar más días en aclimatarse. Si la residencia es buena, este periodo de adaptación se reduce considerablemente con las rutinas de ejercicio, aseo y alimentación y los perros suelen estar a gusto en dos días.
 
Una de las primeras cosas que debemos observar de las residencias caninas es si disponen del llamado ‘núcleo zoológico’, una licencia obligatoria para estos negocios que concede la Comunidad Autónoma. Básicamente, se trata de una garantía de que las instalaciones son aptas y que pasan inspecciones periódicas.
 
Otros factores a considerar a la hora de elegir una residencia son: la construcción del edificio, que debe permitir una buena ventilación. Si se usan en invierno, las instalaciones deben tener calefacción, para que nuestros compañeros no pasen frío. Las superficies no deben ser porosas ya que permiten que aniden bacterias y parásitos, pero tampoco demasiado lisas y resbaladizas. El drenaje es fundamental para la limpieza, y las rejillas deben tener un diseño especial para que las patas de nuestro perro no se queden apresadas.
 
Las jaulas son uno de los factores más importantes en cualquier residencia. Deben ser individuales (para evitar que se produzcan accidentes), pero algunas residencias permiten la opción de poner a varios perros juntos si ya se conocen. Un espacio demasiado pequeño es la mayor causa de depresión en las residencias. Deben tener sombra y techo para resguardarse, pero también la capacidad de ver a sus compañeros desde dentro.
 
Cuando vayas, es importante ver las condiciones de limpieza y preguntar mucho sobre las rutinas, cuántas veces, cómo se hace, que métodos de desinfección usan… También deberás averiguar sobre la alimentación, cuántas veces (y con qué tipo de comida) les dan de comer, cuándo les cambian el agua… muchas residencias permiten que tu perro coma un pienso especial, si así lo deseas.
 
Finalmente, es importante saber las rutinas de ejercicio, asegúrate de que cuentan con un espacio exterior considerable y adecuado; así como los criterios de pasear a los perros (por edad, tamaño, sexo…). Ya que estás, habla con los encargados y valora la impresión que te causan, así como el estado de ánimo de los perros que estén dentro. 
 
Si te ha gustado una residencia, intenta serle fiel, ya que tu perro estará más acostumbrado con cada visita. Si es la primera vez que se va a quedar, intenta que tenga un primer periodo de aclimatación (2 o 3 días) antes de dejarlo una temporada larga, así estará más cómodo.
 
Y recuerda que la mayoría de residencias cuentan con atención sanitaria in situ, pero para cuando no, los Seguros de Mascotas MAPFRE incluyen las visitas al veterinario en su cobertura. Explora las ofertas y encuentra la mejor solución para tu perro, en verano o durante todo el año.
Back to top