Skip to Content

Claves sobre la custodia compartida

dos padres con un hijo
Divorciarse nunca es fácil, y mucho menos si se hace de forma no consensuada. Los mayores problemas surgen con los hijos, si se tienen, o con las posesiones, como una casa con hipoteca. La custodia compartida es un elemento del proceso de divorcio que merece especial atención.
 
En el caso de los hijos, la guarda y custodia la suele determinar el juez que lleva el caso del matrimonio. En 2013, según datos del INE, el 17,9% de las custodias fueron compartidas, mientras que en 2015 se situaron en torno al 25%. Aunque esta fórmula vaya ganando popularidad, es importante recordar que no siempre es la mejor opción para todas las familias. 
 
En principio, se recoge en el Código Civil que la custodia compartida será acordada cuando lo soliciten ambos progenitores, o en caso excepcional, cuando lo solicite uno de ellos, de forma fundamentada para velar por los intereses del menor, que siempre serán los más importantes en un proceso de este tipo.
 
Además, también en 2013 se introdujo una sentencia por el Tribunal Supremo en la que se recogía que la custodia compartida “habrá de considerarse normal e incluso deseable, porque permite que sea efectivo el derecho de los hijos a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis, siempre que ello sea posible, y no en tanto en cuanto lo sea”. 
 

Por el bienestar de los niños

Esta sentencia, y las que siguieron han asfaltado el camino para que se reforme la custodia compartida en el Código Civil, un proyecto de ley que quiere llevar a cabo el PP con el apoyo de Ciudadanos. Por norma general, se establecen ciertas condiciones básicas:
 
  • Se procurará que la convivencia con cada progenitor sea lo menos distorsionadora posible en relación con la escolarización de los niños.
  • El progenitor que no tenga consigo a los hijos, durante el periodo de convivencia con el otro progenitor, gozará de un amplio derecho de visitas.
  • No se podrá separar a los hermanos.
  • Se establecerá la contribución de cada progenitor a los alimentos de los menores, en el que deberá computarse a la atribución del uso del domicilio que fue conyugal y la dedicación personal de cada progenitor a la atención y cuidado de los hijos.
  • Estas medidas se tomarán previa audiencia de los progenitores con el Ministerio Fiscal.
 
La clave para hacer la custodia compartida más llevadera es asumir los profundos cambios que van a ocurrir en el núcleo familiar tras un divorcio o una separación. Es importante que la decisión de la separación se transmita a los hijos por ambos progenitores a la vez, con claridad y adaptándose a su edad. Aunque sea una decisión dolorosa, es la mejor opción para todos. 
 
Ante la inevitable sarta de preguntas que tendrán los hijos, es importante estar disponibles para ellos y resolverlas con dulzura. Hay que recordar que el interés de los hijos es el más importante, y que todas nuestras decisiones se hagan con ellos en mente.
 
Por ello es crucial mantener la estabilidad en sus rutinas y evitar, en lo que se pueda, que cambie el entorno en el que viven. Por supuesto, descalificar al otro progenitor y enemistar a los hijos contra él, presentando a uno como inocente y al otro como culpable solo les sitúa ante la difícil decisión de tener que elegir, que puede desencadenar en sentimientos de culpabilidad.
 
Los seguros de Defensa Jurídica de MAPFRE te ayudarán a decidir los detalles de la custodia de tus hijos, para que crezcan felices y alejados de los conflictos de los mayores.
Back to top