Skip to Content

Cómo elegir un abogado (y no perder el juicio)

justicia
“En la vida no hay que mentirle a dos personas: el médico y el abogado”. Abundan tantos consejos sobre los letrados como chistes despectivos. Pero lo cierto es que un profesional que conozca las leyes de cabo a rabo es un poderoso aliado en los momentos de pleito, ya sea porque te has visto envuelto en un litigio con tus vecinos o porque estás en proceso de divorcio.
 
Si no tienes uno al que acudir en cuanto lo necesites, esta guía con 10 consejos te explicará cómo elegir un abogado que lleve a buen puerto nuestros problemas:
 

1. Especialización en la rama:

Es importante acudir a un especialista sobre los temas que tienes entre manos, ya que ofrecen más garantías. Si no conoces a nadie que se mueva en un entorno en particular, un equipo de juristas como los que MAPFRE tiene a tu disposición si contratas un seguro te pueden indicar en la dirección correcta.
 

2. La experiencia es un grado:

No hay nada que transmita más seguridad que alguien que sepa lo que hace. Un abogado curtido de problemas y juicios sabrá ver con rapidez la mejor manera de enfrentarse a tu situación.
 

3. Las referencias:

Si un abogado viene bien recomendado, es por un buen motivo. Asesórate por tus amigos, familiares y compañeros de trabajo que hayan estado ante un problema similar.
 

4. La información es poder:

A medida que evoluciona el proceso, es importante que nuestro abogado sea franco y transparente. Así se tranquilizarán nuestros nervios y sabremos bien por dónde hemos pasado, y hacia dónde va la resolución de nuestro problema.
 

5. Mantén a tus amigos cerca:

Otro punto a favor de nuestro potencial abogado es que su oficina se encuentre cerca de un punto que frecuentemos. No tiene que ser nuestro vecino, pero será más fácil reunirse con él para que nos informe sobre la situación.
 

6. Los honorarios:

Los precios de abogados varían muchísimo, pero no siempre el más caro es el mejor. Hay que encontrar profesionales honrados, con tarifas claras y justas. Pide un presupuesto con los gastos detallados, y desconfía si se opone a entregarlo.
 

7. El cliente siempre tiene la razón:

El mejor abogado es el que se adapta a los deseos de su cliente, así que tu abogado te dirá varias estrategias posibles para conseguir un acuerdo entre las partes y tú le indicarás con cuál te sientes más cómo. Así trabajaréis conjuntamente en conseguir el mejor resultado.
 

8. ¿Esto qué quiere decir?

Un buen abogado no tendrá reparos en aclararte cualquier duda que tengas con sinceridad. La primera toma de contacto suele ser muy importante a la hora de decantarse por un letrado, ya que en las entrevistas se revela mucho de la personalidad de las partes.
 

9. En cualquier momento, a cualquier lugar:

Muchos creen que los abogados están a su disposición constante y les asedian con preguntas y urgencias a horas intempestivas. No se trata de encontrar un abogado que viva para ti, pero que responda rápidamente a los mensajes y correos es un signo de eficiencia muy deseable.
 

10. Cogito ergo sum:

Finalmente, la mayor cualidad de un abogado es su capacidad de razonamiento. Si ves que puede argumentar sin dificultad a las dudas que le planteas, es una de las pistas que mejor indican el valor del letrado, más allá de las recomendaciones con las que venga o el precio que cobre por sus servicios.
 
Recuerda que MAPFRE cuenta con asistencia jurídica especializada para todos los seguros que ofrece. Así, cualquier duda de índole legal puede ser solucionada por nuestros especialistas si cuentas con un Seguro de Defensa Jurídica.
Back to top