Skip to Content

Cómo poner una reclamación si nos atienden mal en un restaurante

pareja mirando la cuenta en un bar
Lo más habitual es que cuando comemos o tomamos algo en un restaurante, el servicio que trabaja en el mismo nos atienda de manera correcta. Sin embargo, en ciertas ocasiones podemos encontrarnos con determinados comportamientos o actitudes por parte de los camareros que no se ajustan a la norma. En estos casos, aunque la primera solución que se nos pase por la cabeza sea callarnos y no volver a dicho establecimiento, según la gravedad de la situación, conviene saber cómo hacer una reclamación para formalizar nuestra queja y disconformidad por escrito. 
 
Con el objetivo de evitar abusos y defender nuestros derechos como consumidores, es importante conocer cuáles son los pasos para poner una reclamación. Aunque normalmente no existe información al respecto y se suele pensar que este tipo de gestiones no sirven para nada, lo cierto es que es la herramienta idónea para comunicar al organismo competente las irregularidades que se producen en dicho restaurante. Además, haciendo uso de las hojas de reclamaciones, los dueños del establecimiento pueden subsanar los posibles errores y ofrecer un servicio de mayor calidad. 
 

Pasos para poner una reclamación 

  1. Lo primero es intentar solucionar la situación que nos molesta con el personal del restaurante transmitiéndole nuestro malestar por el motivo que lo haya originado y la solución que según nosotros podría compensar nuestra mala experiencia. En el caso de que los camareros que nos están sirviendo no tengan la competencia necesaria para tratar estos casos, podemos solicitar hablar con el encargado del local. 
  2. Si después del primer paso, no estás satisfecho con la respuesta que te han proporcionado, llega el momento de solicitar la hoja de reclamaciones
  3. Dado que todos los establecimientos están obligados a tener hojas de reclamaciones y ofrecerlas a los clientes que las soliciten, en el caso de que el restaurante se niegue a entregarla, es viable poner una denuncia en cualquier comisaría. 
  4. En cualquier caso, en la hoja de reclamaciones siempre hay que especificar los datos personales y los del restaurante, así como explicar lo más detalladamente posible los motivos de la queja. También es fundamental señalar la fecha y hora, junto con la firma de las dos partes. 
  5. El impreso de una hoja de reclamación consta de tres copias: una para el propietario, otra para nosotros y la tercera que debemos entregar en el organismo competente de nuestra provincia. 
  6. Para hacer llegar la hoja de reclamaciones a la oficina correspondiente, lo más aconsejable es llevarla en persona. En función del caso, junto a este documento se pueden presentar todos los demás documentos que justifiquen la mala atención que hemos recibido por parte del restaurante. 
  7. El organismo público tardará entre 4 y 6 meses aproximadamente en ofrecer una respuesta con la resolución. 
Hay que tener en cuenta que una hoja de reclamaciones no deriva en una compensación económica por los posibles daños y perjuicios sufridos, sino que simplemente determinará una sanción para el restaurante. Cuando la resolución del organismo encargado de gestionar la reclamación no sea satisfactoria, el siguiente paso es recurrir mediante vía judicial. Si se decide optar por este proceso para resolver el problema, es recomendable contar con un seguro de defensa jurídica que ofrece la protección y orientación necesarias para este tipo de reclamaciones. 
Back to top