Skip to Content

Claves para evitar el robo de tu identidad por Internet

evitar robo identidad

Los avances también han llegado a la delincuencia. Ya es posible que desde la distancia actúen en tu nombre para cometer actos ilegales o te vacíen la cuenta bancaria. Por eso es importante estar atento  a estas claves para evitar el robo de tu identidad por Internet. 

Un caso común se produce cuando recibes un email que, en apariencia, es de tu banco u otra entidad. Lo que te debe hacer sospechar de la autenticidad de esos mensajes es que te soliciten datos sensibles: contraseñas, números de tarjetas y su PIN, por ejemplo. Ten en cuenta que tu banco nunca te pedirá esos datos por correo electrónico así que nunca los debes dar.

Cuidado con las contraseñas. Esta es una de las principales claves para evitar el robo de tu identidad por Internet. Procura incluir algún símbolo (#, %, &, @) y combina mayúsculas, minúsculas y números para ponérselo más difícil al delincuente. En todo caso evita que la contraseña sea fácil de adivinar por alguien que te conozca mínimamente. No es aconsejable que sea el nombre de alguno de tus hijos, tu fecha de nacimiento o el nombre de tu mascota. Además es bueno cambiarlas con cierta frecuencia. 

También debes estar atento a los formularios. En las páginas en las que te registras para recibir ofertas o para inscribirte como solicitante de un puesto de trabajo, etc., te piden que proporciones una serie de datos. Cuando sean demasiados y muy sensibles (el DNI o el número de la Seguridad Social) debes sospechar. Además nunca te deben pedir números de cuenta ni claves del banco.

Cuando, mediante algún enlace en tu correo electrónico, termines en la página web de tu banco o de alguna gran empresa, intenta analizar y buscar elementos que puedan ser sospechosos. Lo primero es fijarse en la URL y ver si corresponde con la real, con la que usa esa empresa. Fíjate en los logotipos o cualquier diferencia que te llame la atención si eres usuario habitual de la web de esta empresa. 

También puede ser útil que busques en Google u otras herramientas como Bing o Yahoo tus datos por si alguno indexa algún formulario que hayas rellenado y para comprobar si es fácil acceder a datos sensibles. Si descubres información sensible, la ley te protege para que te dirijas al administrador de la web y solicites que la retire. También puedes acudir a los tribunales si esa vía no da los frutos esperados.

Nadie está libre de sufrir un caso en la red. Los ciberdelincuentes cada vez emplean técnicas más sofisticadas, por eso conviene estar protegido. Aun así muchas veces con simples gestos y precauciones es posible evitar males mayores, de ahí que convenga que sigas periódicamente estas claves para evitar el robo de tu identidad en Internet.

Back to top