Skip to Content

Qué es un despido improcedente y cómo actuar

Hombre con camisa blanca y corbata se tapa cara con las manos
Qué es un despido
 
Cambios en la dinámica de la compañía, cierre de sedes enteras, actualización en la cúpula directiva, recortes presupuestarios, cambios de dirección o fusiones son circunstancias que, a veces, dan lugar a despidos. 
 
Es decir, la anulación del contrato de un trabajador. Un hecho que, hasta no hace mucho, era un tabú debido a que la gran mayoría de los españoles buscaban, encontraban y se quedaban en sus trabajos para toda la vida. 
 
No obstante, hoy en día la movilidad laboral es un hecho y la recesión económica mundial ha hecho que muchas nóminas dejasen de llegar. 
 
Podemos observar 3 tipos de despido en España:
 
- Despido procedente o realizado por causas disciplinarias, como son: faltas de asistencia de forma frecuente e injustificada; desobediencia; increpación o acoso laboral a otros compañeros o al empresario; estado de embriaguez habitual o consumo de toxicomanías durante la jornada laboral; reducción del rendimiento laboral de forma consciente y voluntaria. 
Consecuencias: La persona hasta el momento empleada podrá cobrar su finiquito, pero no una indemnización. También podrá, en su caso, acceder a su correspondiente prestación por desempleo.   
También podemos encontrar casos de despidos procedentes por causas objetivas, como problemas económicos de la empresa. En esos casos, el empleado podrá recibir una indemnización de 20 días por año trabajo. En el supuesto de que en esta situación se encuentren un número llamativo de trabajadores de la misma empresa, puede considerarse Expediente de Regulación de Empleo o ERE. 
 
- Despido improcedente, en el que la empresa decide unilateralmente prescindir del trabajador por causas no objetivas, que no puede demostrar o que tienen que ver con razones de discriminación por sexo, conciliación familiar, etnia, orientación sexual o credo (en este caso, sería considerado, además, despido nulo). 
Consecuencias: El trabajador tiene derecho a una indemnización según las condiciones de su empresa, su sueldo y su antigüedad. También puede solicitar ser readmitido en su puesto de trabajo. 
- Autodespido o la posibilidad del trabajador de acudir al Juzgado de lo Social y solicitar la finalización de su contrato, por causas que tienen que ver con el incumplimiento grave del empresario de las condiciones de su puesto en la empresa. La causa más común es el impago o retraso reiterado de al menos 3 meses. Otra razón para exigirlo es sufrir un cambio sustancial en las condiciones del trabajo por parte del empresario. 
Consecuencias: El trabajador tiene derecho a recibir una indemnización similar al del caso de un despido improcedente. 
 
Tras un despido 
 
Dicen los expertos que las reacciones universales a un despido son 4: sorpresa (aunque solo sea una confirmación a una sospecha), rabia hacia compañeros, empresa o incluso profesión, tristeza para concentrarse en sí mismo y adoptar la posición de “lamerse las heridas” y bajada de autoestima, algo fatal para pasar página en busca del futuro laboral. 
 
En casos de despido, lo recomendable es informarse, no firmar algo sobre lo que no se esté totalmente de acuerdo, contar siempre que sea posible con asesoramiento legal o incluso un seguro de defensa jurídica
 
Y lo más importante, tomarse el tiempo necesario para recuperarse del golpe, aprender la lección, crecer con la experiencia y prepararse para un cambio de rumbo laboral sin miedos.
 
Grandes profesionales de la Historia, como Walt Disney o Marilyn Monroe, solo despuntaron después de un parón involuntario en sus carreras. ¿Crisis u oportunidad? 
Back to top